24 de marzo: Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los DDHH y de la Dignidad de las Víctimas

Escrito el 24 marzo 2016

El Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los DDHH y de la Dignidad de las Víctimas, tiene el objetivo de homenajear la memoria de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, defensor de los derechos humanos salvadoreño, asesinado el 24 de marzo de 1980.

Monseñor Romero dedicó su vida a la promoción de la dignidad humana en el país centroamericano creando una oficina de derechos humanos y abriendo las puertas de la Iglesia para dar refugio a los campesinos que huían de la represión en que vivía al país en los años 70.

Este día, que se conmemora desde 2010 cuando fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es también una ocasión para preservar la memoria de las víctimas de violaciones graves de los derechos humanos en todo el mundo y para honrar a quienes luchan por defender, promover y proteger los derechos humanos para todos/as.

El derecho a la verdad es un derecho tanto individual como colectivo. Las víctimas tienen derecho a conocer la verdad sobre las violaciones que se cometen contra ellas, pero la verdad también debe difundirse lo más ampliamente posible para evitar que estos hechos se repitan.

El Derecho a la Verdad ha sido una construcción propia del derecho internacional de los derechos humanos, principalmente por medio de los casos de desapariciones forzadas, configurándose como un derecho autónomo que impone obligaciones positivas a los Estados, consistentes en adoptar medidas que remuevan obstáculos de cualquier naturaleza con el fin de proteger su ejercicio. Por lo mismo, está ligado con la obligación que tienen los Estados de adoptar mecanismos que permitan la lucha contra la impunidad en casos de violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos.

INDH en Youtube

“Imaginópolis, una ciudad a tu medida”, es el micrometraje ganador del Concurso Nacional Arte y Derechos Humanos 2016. A través del humor y la ironía, desarrolla una ácida crítica a la sociedad en que vivimos: apresurada, muchas veces intolerante, poco empática y que suele discriminar a las personas con discapacidad. Imaginópolis es una ciudad de ensueño, donde se respetan las diferencias y existe real goce y ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad. Un llamado a la reflexión.

Frases radiales INDH

Facebook

  • Galería