Carta Abierta al INDH de Casa Memoria José Domingo Cañas - INDH

Carta Abierta al INDH de Casa Memoria José Domingo Cañas

Carta Abierta al INDH de Casa Memoria José Domingo Cañas

Abril 6, 2015

Señora Lorena Fries

Directora Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH

PRESENTE

logo-casa-memoriaNos dirigimos a usted con preocupación y solidaridad frente a nota de prensa que apareció el día domingo 5 de abril de 2015 en diario El Mercurio (cuerpo C, páginas 6 y 7), entre otros medios de comunicación, en donde se alude a una carta del General González Jure que critica el accionar del INDH a raíz de texto escolar dirigido a colegios públicos.

Nos preocupa que el Estado de Chile y en particular Carabineros de Chile no se hagan realmente cargo de las recomendaciones del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas en el Informe de Observaciones Finales del Examen Sobre el Cumplimiento en Chile del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Naciones Unidas, Julio 2014, que citamos a continuación: “el Comité observa con preocupación que sigue habiendo denuncias de tortura y malos tratos por parte de funcionarios del Estado…el excesivo uso de la fuerza en el marco de protestas ciudadanas, así como casos de tortura durante el traslado y detención de personas, incluidas denuncias de violencia sexual policial en contra de niñas y mujeres, en el contexto de protestas estudiantiles.

El Estado parte debe redoblar sus esfuerzos para prevenir y eliminar la tortura y los malos tratos, entre otras cosas reforzando la formación en DDHH de las Fuerzas del Orden y Seguridad y revisando los protocolos de acción del personal encargado de hacer cumplir la ley a la luz de los estándares internacionales en la materia..”

Como Comisión de Observadores de Derechos Humanos de la Casa Memoria José Domingo Cañas, al igual que los observadores del INDH, hemos sido testigos de las más brutales medidas de represión ejercidas por la fuerza pública contra jóvenes, adolescentes, niños y niñas, pueblos indígenas, hombres y mujeres, en contextos de protesta social. Hemos recibido testimonios de prácticas de tortura hacia niños y niñas, evidenciadas en vejaciones sexuales en carros policiales y comisarias. También recibimos testimonios de niños y niñas que han sido agredidos física y verbalmente, que han sido amenazados y obligados a firmar documentos en que los oficiales niegan cualquier agresión. Hemos recibido testimonio de detenidos en manifestaciones que han sido golpeados hasta la inconsciencia, retenidos por horas en furgones policiales, haber recibido amenazas de muerte por parte de oficiales, llevados esposados a centros hospitalarios y luego liberados como si nada hubiera ocurrido. Al mismo tiempo hemos constatado como Carabineros de Chile se instala dentro de los establecimientos educacionales como una verdadera fuerza de ocupación. En 2013 hemos monitoreado el allanamiento a comunidades indígenas, en donde se repite lo monitoreado en Santiago.

Compartimos la visión que ha tenido el INDH en su observación de que las movilizaciones sociales se han instalado en nuestra sociedad como una forma de visibilizar los problemas y demandar soluciones, al mismo tiempo que se han incrementado las denuncias de vejaciones a manifestantes.

Nuestra Casa Memoria José Domingo Cañas 1367, ex-centro de detención, tortura y exterminio, es testimonio y prueba física de los crímenes de lesa humanidad que es capaz de realizar nuestro propio Estado. Por lo mismo, nos preocupa que a la administración gubernamental actual se le olvide que carabineros es una institución subordinada al Poder Ejecutivo y por lo tanto las declaraciones del General en jefe deben estar visadas por el Ministerio del Interior y en última instancia por la Presidencia de la República y no ha habido un pronunciamiento claro de parte de estos últimos.

Corresponde que las reparticiones del Estado encargadas de la protección de los y las ciudadanos y ciudadanas se preocupen del cumplimiento de los Derechos Humanos y las recomendaciones internacionales en esta materia, y no de la imagen institucional que derive de violaciones a estos derechos.

Por todo lo anterior, no podemos sino respaldar la gestión del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en particular la de usted, su directora, en relación al contenido del Informe de Derechos Humanos para Estudiantes y las gestiones que el INDH realiza para frenar la violencia policial.