Carta al Director: Testigo encubierto y debido proceso

Escrito el 17 febrero 2014

Por Lorena Fries Monleón, Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos ha expresado en diversos informes una posición contraria a la aplicación de la Ley Antiterrorista en el contexto del conflicto entre el Estado de Chile y el pueblo Mapuche. Uno de los puntos cuestionados ha sido la afectación a las garantías del debido proceso, consagradas tanto a nivel constitucional como en los tratados internacionales sobre la materia ratificados por Chile, así como la existencia de la figura del “testigo encubierto”, por distorsionar y debilitar la igualdad de armas que deben tener las partes en un proceso justo.

Si bien la comparecencia y valoración de testigos con identidad reservada es una posibilidad aceptada por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, cumpliéndose ciertos requisitos, lo cierto es que esto no ha sido así en los juicios que actualmente se llevan adelante en el marco del conflicto entre el Estado y el pueblo mapuche. La utilización de “testigos protegidos” raya en situaciones que tergiversan absolutamente el derecho a un juicio justo.

Según palabras de Raúl Castro Antipán, hoy se sabe que él habría actuado como “agente infiltrado” de la Dipolcar de Carabineros, desde febrero de 2009, y habría participado en delitos, siendo en algunos casos el único condenado por los Tribunales de Justicia.

La confesión constituye un hecho grave. Su declaración se dio en el marco del juicio conocido como “Peaje Quino”, que se sustancia en el Tribunal Oral de Angol y en el que se investiga el asalto a la plaza de peajes Quino, en octubre de 2009, en la comuna de Victoria. En ese juicio las personas adultas imputadas ya habían sido absueltas y esta semana se realizó el juicio respecto a dos comuneros mapuche menores de edad al momento de los hechos. El tribunal absolvió a ambos imputados. Previamente, Castro Antipán fue condenado en este mismo caso en un procedimiento abreviado como autor de asociación ilícita terrorista, homicidio frustrado terrorista e incendio de cosa mueble, concediéndosele el beneficio de libertad vigilada.

La misma persona fue imputada en el denominado “caso Tur-Bus”, cuyos hechos datan de julio de 2009. En ese caso, por sentencia del 29 de agosto de 2013, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Temuco absolvió a todos los imputados, quienes estuvieron en prisión preventiva por aproximadamente un año, en base a su testimonio. En cambio, Castro Antipán fue condenado por diversos delitos, concediéndosele el beneficio de la remisión condicional de la pena, precisamente por su rol de “testigo protegido”. En su reciente declaración, señaló que la Dipolcar de Carabineros incluso tuvo conocimiento el día antes de que ocurrieran los hechos que fueron objeto del juicio.

De ser ciertos los hechos que se han conocido en estos días a través de las declaraciones en tribunales de Raúl Castro Antipán, son altamente preocupantes, pues evidenciarían que la actuación policial y la persecución penal se llevarían a cabo sin considerar los límites propios del Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos. Urge que los poderes del Estado investiguen a fondo estos hechos, aplicando las sanciones correspondientes y adoptando las medidas necesarias para evitar su repetición.

INDH en Youtube

Visión del alma, micrometraje que obtuvo el tercer lugar del Concurso Nacional Arte y Derechos Humanos 2016. Este audiovisual nos invita a ponernos en el lugar de un joven ciego. Un recorrido por sus actividades cotidianas, sus cuestionamientos, intereses y emociones. Deja entrever la importancia que tiene situarse en el lugar del otro/a, no para victimizarle o compadecerle, sino para concebirlo/a como un legítimo sujeto de derechos.

Frases radiales INDH

Facebook

  • Galería