CIDH expresa preocupación por la violencia generalizada contra personas LGBTI y la falta de recopilación de datos por parte de Estados Miembros de la OEA

Escrito el 17 diciembre 2014

CIDHLa Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) continúa monitoreando la situación de violencia contra personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) en América. En ese marco, la Comisión ha documentado asesinatos y otros actos de violencia grave contra personas LGBT durante un período de quince meses (entre el 1° de enero de 2013 y el 31 de marzo de 2014) y ha publicado un Anexo al presente comunicado que contiene un análisis de dicha información. A través del Registro de Violencia, la Comisión observó que, durante dicho período, al menos 594 personas que eran LGBT o eran percibidas como tales fueron asesinadas y que al menos 176 fueron víctimas de graves ataques contra su integridad física supuestamente relacionados con su orientación sexual o su identidad o expresión de género en 25 Estados Miembros de la OEA.

La CIDH observa que la mayoría de los Estados Miembros de la OEA no recopilan datos sobre la violencia contra personas LGBT. En ese contexto, excepto por unas pocas fuentes estatales, la CIDH debió llenar este vacío recurriendo a fuentes complementarias, tales como la cobertura periodística en medios de comunicación e informes de organizaciones de la sociedad civil. El Registro de Violencia no es exhaustivo pero revela diversas formas de violencia generalizada que sufren las personas LGBT en América. La CIDH observa la dificultad para determinar la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas, particularmente en lo que se refiere a los asesinatos. Las fuentes de información, y en especial las fuentes periodísticas, rara vez tienen en cuenta la auto identificación de las víctimas al informar sobre estos delitos. De hecho, las personas LGBT que son víctimas de violencia suelen ser presentadas por los medios de comunicación en términos carentes de sensibilidad. En ese sentido, la CIDH observa que los códigos voluntarios de conducta profesional de los medios de comunicación y los periodistas pueden desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la discriminación y en el fomento de principios de igualdad.

Los datos recopilados por la CIDH demuestran que muchos de estos actos de violencia contra personas LGBT estuvieron acompañados de violencia verbal relacionada con la orientación sexual o la identidad de género percibida de las víctimas; situación que se hace particularmente evidente en casos de violencia que no resultan en la muerte. La Comisión observa también que, en un gran número de casos documentados por la CIDH, se evidencia un alto grado de ensañamiento basado en la percepción de la orientación sexual y la identidad o expresión de género.

En cuanto a las personas que ejercen violencia contra personas LGBT, aunque en la mayoría de los casos, y en particular los asesinatos, hay poca o nada de información, a la CIDH le preocupa la información relativa a abusos policiales, como tortura, trato inhumano y degradante, y ataques verbales y físicos. Asimismo, la CIDH fue informada de los bajos niveles de denuncia en casos de abuso policial.

Según la información obtenida, la gran mayoría de los asesinatos fueron de hombres gay y mujeres trans o de personas percibidas como tales. La Comisión Interamericana manifiesta su preocupación particularmente por la corta edad de las víctimas trans. Según los datos recopilados por la CIDH, ochenta por ciento de las mujeres trans asesinadas tenían 35 años de edad o menos. La violencia contra personas trans, y en particular contra las mujeres trans, obedece a una combinación de factores: exclusión, discriminación y violencia en la familia, la escuela y la sociedad en general; falta de reconocimiento de su identidad de género; ocupaciones que las colocan en un mayor riesgo a sufrir violencia; y un alto grado de criminalización. Las mujeres trans y otras personas que desafían las normas de género suelen ser perseguidas por agentes de la policía y las fuerzas de seguridad, quienes actúan con prejuicio suponiendo que son delincuentes, y a menudo son objeto de discriminación en el sistema de justicia.

Las mujeres lesbianas están particularmente expuestas a sufrir actos de violencia debido a la misoginia y la inequidad de género que existe en la sociedad. Históricamente, la CIDH ha recibido información sobre la situación de vulnerabilidad de las mujeres lesbianas a actos de violencia sexual o intrafamiliar. Sin embargo, muchos de estos casos no son puestos en conocimiento de las autoridades. Las mujeres lesbianas se ven afectadas de manera desproporcionada por actos de violencia cometidos por familiares.

La CIDH observa que no tiene información sobre casos de violencia contra personas intersex, principalmente porque la mayoría de los actos de violencia contra personas intersex -especialmente las intervenciones médicas para “normalizar” sus cuerpos- es el resultado de protocolos médicos aprobados por el Estado y no se informa al respecto en los medios de comunicación ni hay denuncias de familiares u organizaciones. Estas intervenciones rara vez son necesarias por razones médicas, generalmente se llevan a cabo sin el consentimiento de la persona intersex o de su padre o madre, y causan graves daños a personas intersex desde su infancia y hasta su adultez, tales como el dolor crónico y traumas de por vida, falta de sensibilidad genital irreversible, esterilidad y sufrimiento mental grave debido, en parte, al secretismo que rodea a estos procedimientos.

La Comisión reitera su preocupación respecto de la situación de violencia y discriminación hacia las personas LGBTI o percibidas como tales en América, e insta a los Estados a tomar medidas urgentes y efectivas de prevención y respuesta frente a estas violaciones de derechos humanos y a garantizar que las personas LGBTI puedan gozar efectivamente de su derecho a una vida libre de violencia y discriminación.

Adicionalmente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos insta a los Estados Miembros de la OEA a que hagan una revisión de los protocolos médicos aceptados que recomiendan cirugías estéticas innecesarias desde el punto de vista médico a personas recién nacidas, niñas, niños, y personas adultas intersex y a que aborden las causas subyacentes de la violencia contra personas intersex relacionadas con una ausencia generalizada en la sociedad de respeto y aceptación por la diversidad corporal.

INDH en Youtube

“Imaginópolis, una ciudad a tu medida”, es el micrometraje ganador del Concurso Nacional Arte y Derechos Humanos 2016. A través del humor y la ironía, desarrolla una ácida crítica a la sociedad en que vivimos: apresurada, muchas veces intolerante, poco empática y que suele discriminar a las personas con discapacidad. Imaginópolis es una ciudad de ensueño, donde se respetan las diferencias y existe real goce y ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad. Un llamado a la reflexión.

Frases radiales INDH

Facebook

  • Galería