Columna de opinión: Estado, trabajadoras domésticas y el respeto de sus derechos - INDH

Columna de opinión: Estado, trabajadoras domésticas y el respeto de sus derechos

By Noviembre 21, 2012Noticias INDH, Opinión

Columna de opinión: Estado, trabajadoras domésticas y el respeto de sus derechos

Noviembre 21, 2012
Trabajadora doméstica en la playa.

Fuente foto: TheClinic.cl

Por Lorena Fries, Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Desde 1997, cada 21 de noviembre, se celebra el Día Nacional de las Trabajadoras de Casa Particular, con el fin de reconocer la importancia y el aporte al desarrollo del país que representa este trabajo.

En Chile, según información del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sincatrap) hay alrededor de 364 mil personas trabajadoras de casa particular, de las cuales un 97 % son mujeres y un 30 % no tienen contrato. Constituyen sin lugar a dudas un colectivo de especial cuidado y protección ya que son discriminadas por el hecho de ser mayoritariamente mujeres, en un porcentaje relevante extranjeras y de escasos recursos, todo lo cual amplía su vulnerabilidad.

A lo anterior, cabe agregar que nuestro Código del Trabajo contiene normativa discriminatoria en esta materia. En el Informe Anual 2011, como Instituto Nacional de Derechos Humanos denunciamos que su horario de 72 horas semanales superaba arbitrariamente las 45 horas semanales de jornada laboral para el resto de las personas trabajadoras. Muchas veces estos abusos se ven agravados por la falta de acceso a la información y a mecanismos que permitan la exigencia de sus derechos.

El Estado tiene la obligación de promocionar y proteger los derechos de todas las personas, entre ellas, las trabajadoras de casa particular, independiente de su nacionalidad, origen social, sexo, edad o cualquier otro motivo discriminatorio. Un avance en este sentido ha sido la presentación de un Proyecto de Ley que modifica la jornada laboral de las personas trabajadoras del hogar actualmente en segundo trámite constitucional ante el Senado.

No obstante, queda mucho aún por realizar, principalmente ratificar el Convenio N° 189 de la OIT sobre trabajadoras y trabajadores domésticos, que establece las obligaciones para el Estado de “respetar, promover y hacer realidad los principios y derechos fundamentales en el trabajo” de las personas trabajadoras domésticas (artículo 3).

Asimismo, el 2011 el Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus familiares, recomendó al Estado de Chile que las personas trabajadoras domésticas “tengan un acceso efectivo a los mecanismos de presentación de denuncias contra sus empleadores y que todos los abusos, incluidos los malos tratos, sean investigados y; cuando proceda, sancionados”.

Para el INDH este es un tema fundamental, por lo mismo en el Informe Anual 2011 se recomendó al Estado, en especial a los poderes colegisladores “adoptar todas las medidas necesarias para erradicar toda discriminación laboral, en especial la relacionada […] con el régimen laboral de las personas trabajadoras domésticas”.

Todas estas recomendaciones tienen por único fin erradicar un escenario discriminatorio hacia las personas trabajadoras domésticas que no permite un ejercicio igualitario de derechos y perpetúa las inequidades de las que hoy son objeto.

 

Join the discussion One Comment

  • Isabel Pérez dice:

    Me gustaría que se entendiera este problema como un sistema. Si una empleadora trabaja 45 horas a la semana, ocupa 3 horas diarias en traslados, difícilmente puede ser sostenible que su nana o apoyo doméstico pueda trabajar menos que eso. Declarar las 45 horas semanales sería letra muerta y un gran problema para quienes somos trabajadoras y por la misma razón empáticas en dar cumplimiento cabal a la normativa legal con nuestras propias trabajadoras.