Declaración de la comunidad Kawésqar de Puerto Edén sobre mecanismo de consulta y participación presentado por el Gobierno de Chile

Declaración de la comunidad Kawésqar de Puerto Edén sobre mecanismo de consulta y participación presentado por el Gobierno de Chile

septiembre 5, 2012

Luego de analizado el Proyecto de Reglamento de Consultas y Participación previstas en los artículos 6 y 7 del Convenio N° 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Comunidad Kawésqar Residente en Puerto Edén, máximo referente lingüístico y cultural, reconocido como Tesoros Humano Vivo, por la UNESCO y el Gobierno de Chile no tiene otra opción que rechazar el referido proyecto por las razones sucintas que se establecen en esta declaración.

1. El proyecto referido es inconstitucional. El proyecto se arroga la facultad de restringir aspectos centrales del Convenio N° 169, haciendo caso omiso de que él está protegido por las disposiciones del Artículo 5 de la Constitución Política de la República de Chile; por el principio de legalidad en los actos de la administración; y por los propios instrumentos que declaran los derechos humanos en sus diversas manifestaciones.

2. El proyecto es ilegal. Para acceder a los derechos a la consulta y a la participación, establece requisitos no previstos en el Convenio N° 169. En los casos de los proyectos de inversión, envía el derecho a la consulta a los procedimientos comunes del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, asimilación que en ningún caso autoriza el referido convenio. Dispone, además, procedimientos no previstos en éste, que debilitan estos derechos y alteran las formas de representación tradicional de nuestras comunidades.

3. El proyecto es inoportuno. Coloca a las comunidades originarias de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena a merced de los intereses de las transnacionales de la acuicultura y el turismo, al excluir los proyectos de inversión del proceso de consulta, sometiéndolos sólo al régimen de consultas del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Para nuestras comunidades, fuertemente ligadas a la costa y sus recursos, éste es un ataque directo a sus tradiciones, prácticas y derechos.

4. El Gobierno de Chile pone en cuestión su honor y las obligaciones que tiene con la comunidad internacional. Pretender imponer este reglamento por sobre las obligaciones que tiene el Estado de Chile respecto de la comunidad internacional hará que éste incurra en responsabilidad internacional, la cual sin duda nos encontramos dispuestos a hacer efectiva.