Las publicaciones oficiales de las organizaciones de la sociedad civil no representan necesariamente la visión u opinión del INDH. Las únicas responsables serán las instituciones firmantes.

Declaración pública de CINPRODH

Escrito el 6 agosto 2015

cinprodhAnte los hechos conocidos luego de las valientes y esclarecedoras declaraciones de los ex conscriptos, Fernando Guzmán y Franco Rivas, quienes formaron parte de las patrullas que perpetraron el alevoso y cobarde atentado  que terminó con la vida de Rodrigo Rojas De Negri y el calvario de Carmen Gloria Quintana. El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CINPRODH), organismo creado en Temuco en 1991 y cuyo objetivo fundamental es la defensa irrestricta y la promoción de los derechos humanos, teniendo como uno de sus ejes centrales la verdad y la justicia, entrega a la opinión pública la presente declaración.

Una vez más asistimos a una develación de la verdad, que demuestra cómo las Fuerzas Armadas y especialmente el Ejército de Chile, durante el periodo de la dictadura cívico militar, se convirtieron en un alto porcentaje en asociación ilícita terrorista, que perpetuó todo tipo de violaciones a los derechos más elementales de la población de nuestro país.

Nuevamente nos golpea en nuestra condición de ciudadanos y luchadores por la vida el desenlace que se ha ido aclarando respecto al accionar del Ejército en este macabro ataque a dos jóvenes que solo manifestaban su repudio a la barbarie instalada en el país a partir del golpe de estado de 1973.

Pasados ya 25 años del término de la dictadura, constatamos que existe un estamento de la sociedad chilena que se mantiene en una obstinada política de ocultar, tergiversar, manipular y negar a la justicia y al país las verdades conocidas y refrendadas en cada nuevo descubrimiento de trozos de la verdad.

Creemos que el Ejército en particular y las FF.AA. en general, ya no pueden seguir amparando y en la mayoría de los casos ocultando e impidiendo la verdad y la justicia, usando para ello, amenazas, coerción, pactos de ocultamientos criminales, y ascensos a los implicados en estos crímenes y que mancharon con sangre el uniforme que les entregó la nación para defender la soberanía territorial.

La burla sistemática a la verdad, reflejada de manera contumaz, en instancias como la Mesa de Diálogo, el Informe Rettig, los tribunales de justicia y ministros especiales de corte, por parte del Ejército ya no son tolerables. Esta actitud del Ejército de negar y ocultar la verdad, de obstruir la acción de la justicia, responde a una política institucional que se impuso durante la dictadura y que se ha mantenido firme durante todos los gobiernos post dictadura.  Corresponde al poder político y en especial al gobierno poner al Ejército en una situación de obligación que definitivamente entregue toda la información que oculta, referida a violaciones a los derechos humanos.

Demandamos de las autoridades de gobierno y la justicia una decisión que signifique poner las cosas en su real dimensión e importancia y ejercer el poder que la ciudadanía le ha conferido, tomando urgentes medidas a través del Ministerio de Defensa, que se traduzcan en acciones concretas para que de una vez por todas avancemos como sociedad en verdad y justicia, y las fuerzas armadas queden supeditadas y respetuosas del poder político. Hoy estas son un Estado aparte dentro de nuestro país.

El Ejército debe terminar con la política de secuestrar al infinito la verdad de lo acaecido durante la dictadura cívico militar. El alto mando tiene la obligación de entregar todos los antecedentes que ellos disponen y que sabemos existen, como lo demuestran  revelaciones de estos últimos días, de parte de ex oficiales de esta rama de las Fuerzas Armadas, como son el suboficial DINE en retiro Raúl Otárola López y la jefa del Archivo Mayor DINE, Mercedes Rojas Kuschevich, que señalan que la información que niega el Ejército está en microfilm en el batallón de inteligencia.

 

 

 

 

 

INDH en Youtube

Visión del alma, micrometraje que obtuvo el tercer lugar del Concurso Nacional Arte y Derechos Humanos 2016. Este audiovisual nos invita a ponernos en el lugar de un joven ciego. Un recorrido por sus actividades cotidianas, sus cuestionamientos, intereses y emociones. Deja entrever la importancia que tiene situarse en el lugar del otro/a, no para victimizarle o compadecerle, sino para concebirlo/a como un legítimo sujeto de derechos.

Frases radiales INDH

Facebook

  • Galería