Declaración pública de la Asociación Regional de Magistrados de Santiago sobre el INDH - INDH

Declaración pública de la Asociación Regional de Magistrados de Santiago sobre el INDH

Declaración pública de la Asociación Regional de Magistrados de Santiago sobre el INDH

Abril 16, 2015

Con ocasión de la controversia que se ha generado por el Informe sobre Derechos Humanos para Estudiantes del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), donde se realizan alusiones a la función policial en el contexto de la represión de manifestaciones; la mayoría del Directorio de la Asociación Regional de Magistrados de Santiago, estima necesario efectuar las siguientes reflexiones:

1. Los entes que autónomamente están a cargo de la defensa y promoción de los derechos fundamentales cumplen una función que a veces puede resultar incómoda para el Estado y los agentes de orden público y seguridad, ya que su rol es precisamente fiscalizar y controlar su gestión y ello implica necesariamente que en ocasiones se critique, cuestione e incluso se reproche la forma en que se desempeñan.

2. Hay que ser cautelosos en el tono y sentido de los cuestionamientos que se dirigen a instituciones como el INDH a fin de evitar deslegitimar su papel y función crítica  respecto a la forma en que el Estado y los agentes policiales desempeñan las labores de resguardo del orden público que le corresponden de acuerdo a la Constitución y la ley, labor que incluso compete a la propia judicatura, aunque desde un ámbito ciertamente distinto. Más allá de que se compartan o no las afirmaciones referidas en el informe; nos preocupa que las reacciones que se han generado puedan llevar a inhibir el control y función critica que el INDH realiza respecto a la actividad del Estado a través de sus agentes, afectando su autonomía e independencia en el desarrollo de su función, que no es otra que fomentar, promocionar y articular un sistema eficaz de seguimiento y defensa de los derechos humanos.

3. Entendemos que jamás se ha puesto en duda la legitimidad del uso racional y conforme al ordenamiento jurídico, de la fuerza para evitar la comisión de delitos, sea dentro o fuera de manifestaciones ciudadanas, eso es una labor insoslayable y compete precisamente a Carabineros reprimir este tipo de conductas, reconociendo obviamente como límite los derechos individuales de las personas.

4. Como sucede en otras sociedades democráticas frente a las afirmaciones que han motivado la controversia, lo esperable sería que los organismos pertinentes realizaran un levantamiento de información empírica e indagaran la plausibilidad de lo que se señala, máxime cuando precisamente lo que se cuestiona es la forma en que se ejerce por Carabineros su legítima función de resguardo de la Seguridad Pública y libertad de las personas. Con todo, en el informe en referencia, cuando se abordan los derechos de las personas privadas de libertad, también se alude a otras Instituciones como Gendarmería de Chile y al mismo Poder Judicial, relevando situaciones que se estiman por el INDH preocupantes.

5. Respetar los Derechos Humanos es no sólo deseable sino indispensable, pues es la única manera de desincentivar los excesos y proteger al individuo frente al Poder del Estado. Tan relevante es esta función que se creó el INDH, ente estatal que desde el año 2010, ésta encargado de aproximarse críticamente a la función estatal de control del orden y seguridad pública, fomentando, promocionando y exigiendo a sus agentes el respeto de los derechos fundamentales.

6. Consideramos que este episodio debería abrir un espacio para debatir constructivamente el sentido, límites y alcances del uso legítimo y racional de la fuerza en un Estado Democrático de Derecho, a fin de perfeccionar su uso, en vez de caer en la autocomplacencia y en defensas corporativas y convertir esta polémica en una plataforma para entorpecer o diluir el rol del INDH.

Cristian Soto Galdames

Marcela Figueroa Astudillo

Bernardo Ramos Pavlov

Verónica Sepúlveda Briones

Directores Asociación Regional de Magistrados de Santiago