Declaración pública: Instituto Nacional de Derechos Humanos rechaza homenaje a dictador Augusto Pinochet

By junio 9, 2012Noticias INDH

Declaración pública: Instituto Nacional de Derechos Humanos rechaza homenaje a dictador Augusto Pinochet

junio 9, 2012

A través de la presente declaración, el Consejo del Instituto Nacional de Derechos Humanos manifiesta:

1.- Que por más de dos décadas la sociedad chilena ha avanzado en un proceso de búsqueda de verdad, justicia y reparación a las miles de víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Este ha sido un proceso avalado por un consenso democrático, que debe ser valorado y respetado, para que nunca más en Chile se repitan las vejaciones que sufrieron miles de personas.

2.- Su preocupación porque sectores en la sociedad chilena directa o indirectamente avalen los crímenes de desaparición forzada, ejecuciones arbitrarias, prisión política y tortura que se cometieron en Chile como parte de una política de represión contra ciudadanos y ciudadanas, debidamente establecidos por los Tribunales de la República y reconocidos por los organismos internacionales de derechos humanos. Este hecho revela la urgente necesidad de que asumamos como Estado redoblados esfuerzos por facilitar una educación en derechos humanos y promover la memoria histórica sobre nuestro reciente pasado.

3.- Su rechazo al homenaje que algunos sectores de la sociedad quieren rendir al General Pinochet, figura que representa en Chile y el mundo el quiebre de la democracia y la violación sistemática y generalizada de los derechos humanos de chilenos y chilenas, y manifiesta la necesidad de que los actores institucionales, políticos y la ciudadanía se pronuncien decididamente para desincentivar este tipo de hechos que violentan la dignidad de las víctimas y sus familiares.

Join the discussion 5 Comments

  • María José Ansoleaga Moreno dice:

    Me resto y opongo furiosamente al homenaje y me sumo amablemente a la promoción de los derechos humanos.
    Cuenten conmigo.
    Cariños democráticos,

    María José
    Psicóloga

  • aníbal dice:

    ¿Y los cerca de mil muertos de las FF.AA. y de Orden y de civiles muertos y heridos, no cuentan?
    Los derechos humanos fueron proclamados para defender a la cultura cristiano occidental de la bestia roja, y Uds. siguen intentando vendernos pomadas.

  • aníbal dice:

    Moderación es lo que escasea en ese Instituto.

  • Loncon Mellado Lorenzo dice:

    ¡Abajo! el estado colonialista genocida ecocida=fascista euro-u$a-ch$leno- ley de amnistia presos sociopolíticos mapuches chilenos=bicentenario dd.hh:contra genocidio, ecocidio,crimenes de lesa humanidad, terrorismo de estado=operación condor gbi etc
    http://memoriaoralancestralautobiogrf.blogspot.com/2011/01/abajo-el-estado-colonialista-genocida.html
    http://memoriaoralancestralautobiog.blogspot.com/search/label/GULU%20MAPU%3A%20PREPARACI%C3%93N%20TRIBUNAL%20PERMANENTE%20DE%20LOS%20PUEBLOS%20TEMUKO

  • Brian Ramirez dice:

    Me parece una de las tantas manifestaciones explícitas que tiene el poder, de decirnos: hago lo que quiero, cuando quiero y como quiero, riéndome en sus caras, abalado por mis sistemas represivos coercitivos y coactivos que no hacen mas que reforzar su condición alienada.

    Y ahora nos vienen con libertad de expresión y diversidad de opinión, siendo que años a tras años mataron diversa y libremente, y ahora se ríen libremente.

    Es el colmo que en una sociedad que se hace llamar democrática y a expensas del tan ansiado “desarrollo” sigamos permitiendo que estos tipos actúen impunemente, hay muchos dando vuelta y siguen impunes e incluso en pleno ejercicio, esto no puede seguir así.

    La violación a los derechos humanos es un hecho histórico del cual tenemos que hacernos cargo de manera responsable como sociedad, y delegar las responsabilidades que le concierne a cada uno, y aquí hay muchos que siguen sin responsabilizarse de las muertes sucedidas, sin darle una misera respuesta a las miles de familias que murieron algo con sus seres queridos desaparecidos, torturados y muertos.

    El dar un espacio a este tipo de manifestaciones, es dar paso a que se transmita una cultura de culto a esos sistemas impulsado por los violadores de derechos humanos, es validar con el simple gesto de permitir estos espacios, el que bajo algún punto de vista, los estados de terror militar son positivos y eso no lo podemos permitir.