INDH constata que son vulnerados los derechos humanos de personas privadas de libertad

Escrito el 29 noviembre 2016

seminario-privados-2En el contexto de un seminario sobre los derechos humanos de las personas privadas de libertad, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó hoy un adelanto de los resultados del “Estudio de condiciones carcelarias en Chile 2014-2015”, el que da cuenta del seguimiento respecto del estado de cumplimiento de las recomendaciones planteadas en la versión 2012 de dicho informe. 

El estudio comprende las visitas de equipos de profesionales del INDH a 21 unidades penales en nueve regiones del país en 2014 y a 22 unidades penales de once regiones en 2015, que permitieron hacer un diagnóstico sobre las condiciones carcelarias relacionadas con el derecho a la integridad de las personas privadas de libertad.

Entre los resultados destacan la persistencia de uso por parte de Gendarmería de celdas de castigo, en las cuales no se garantiza el acceso a agua potable durante las 24 horas del día y en las que además los internos orinan y defecan en recipientes.

Asimismo se observó que existe un cumplimiento parcial en el acceso permanente al agua en las celdas comunes. El informe establece, tomando el caso del penal de Chañaral, que “los dormitorios de mujeres imputadas y la sección de hombres no tienen baño en su interior, por lo que durante el encierro (alrededor de quince horas diarias) las/os internas/os orinan y defecan en tarros plásticos”.

El informe da cuenta también de que no existe segregación para el uso de los patios durante las horas de desencierro entre tipos de imputados/as y tipos de condenados/as, por lo que los internos/as que tienen  buena conducta usan  los gimnasios como lugares de distensión.

En cuanto a denuncia de vulneraciones, el informe detectó -según la observación realizada en la cárcel de la comuna de Castro- que “no existe un procedimiento formal para presentar denuncias en contra de los/as funcionarios/as que cometen abusos, los internos indican que son sujetos de represalias si llegan a denunciar”.

Situaciones similares se producen si una persona privada de libertad busca denunciar una situación de corrupción,  por ello internos/as del penal de Chillán indicaron que “las posibilidades de realizar denuncias por corrupción eran nulas y que quienes lo han hecho sido trasladados a otras unidades, o les han exigido aportar muchas pruebas”.

En relación a los allanamientos el estudio informa que son situaciones en que las internas sienten que son maltratadas, según declararon mujeres del penal femenino de Antofagasta. Las reclusas sostienen que “durante este tipo de procedimientos sus pertenencias son frecuentemente destruidas (ropas, artefactos y elementos de trabajo), mientras a ellas se las golpea y sobre todo se las revisa corporalmente de manera intrusiva”.

Entre otras materias, el estudio aborda las condiciones de preparación y repartición de alimentos para los presos, en las que se observaron situaciones dispares. Por ejemplo en el penal de Castro la distribución de los alimentos se realiza en bandejas de plástico y entregadas a través de una ventanilla que comunica la cocina con el comedor.

Pero en el penal Santiago Sur, específicamente en la calle 3B, la repartición de la comida es desorganizada, usando cada interno diferentes contenedores, sin cubiertos y disputándose por las porciones.

Seminario

En el primer panel del seminario se debatió sobre los principales hallazgos del segundo Estudio de Condiciones Carcelarias, participando de él Daniela Quintanilla, abogada de la Corporación Humanas; César Pizarro, presidente de la ONG “81 razones”, y Gloria Moneny de la Fundación Marco en libertad, entre otros invitados.

El derecho a la educación en contextos de privación de libertad fue el eje del segundo panel del seminario, en el que participaron Ada Torres, de Fundación Tierra Esperanza; Nicolás de Rozas, de la Coordinadora Nacional de Educación de Personas Jóvenes y Adultas del Ministerio de Educación; y Enrique Azúa, jefe de la Unidad de Educación y Promoción del INDH. En el debate se enfatizó que es obligación del Estado respetar, garantizar y promover el Derecho a la Educación en todo el territorio para todas las personas. Asimismo, el Derecho a la Educación Básica gratuita para personas privadas de libertad está reconocido en el artículo 59 del Reglamento de Establecimientos Penitenciarios.

En el tercer panel sobre experiencias de litigación sobre Derechos Civiles y Políticos, se abordó el derecho a voto de los internos con la participación de Galo Muñoz, de la Corporación Nuevos Horizontes; Gloria Moneny, de la Fundación Marco en Libertad; Domingo Lovera, abogado constitucionalista de la Universidad Diego Portales; y de Rodrigo Bustos, Jefe de la Unidad Jurídica y Judicial del INDH.

En el último panel del seminario se analizaron experiencias de litigación respecto de la defensa del Derecho a la Integridad de las personas privadas de libertad. Participaron los panelistas Rodrigo Lillo, de Defensa Penitenciaria; María Mir, de la Organización Litigación Estructural para América del Sur (LeaSur); y Pablo Rivera, abogado de la Unidad Jurídica Judicial del INDH.

INDH en Youtube

“Imaginópolis, una ciudad a tu medida”, es el micrometraje ganador del Concurso Nacional Arte y Derechos Humanos 2016. A través del humor y la ironía, desarrolla una ácida crítica a la sociedad en que vivimos: apresurada, muchas veces intolerante, poco empática y que suele discriminar a las personas con discapacidad. Imaginópolis es una ciudad de ensueño, donde se respetan las diferencias y existe real goce y ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad. Un llamado a la reflexión.

Frases radiales INDH

Facebook

  • Galería