INDH querellante: Justicia declaró culpables a siete funcionarios PDI por apremios ilegítimos - INDH

INDH querellante: Justicia declaró culpables a siete funcionarios PDI por apremios ilegítimos

By Mayo 13, 2014Noticias INDH

INDH querellante: Justicia declaró culpables a siete funcionarios PDI por apremios ilegítimos

Mayo 13, 2014

Siete funcionarios de la Policía de Investigaciones de Chile fueron declarados culpables del delito de apremios ilegítimos por el Tribunal Oral en lo Penal de La Serena, caso en que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó querella en contra de quienes resultasen responsables del delito de tortura, que afectó en 2010 a Pedro González, Mauricio Galleguillos, Cristian Huerta, Cristian Veliz y Luis Carvajal.

De este modo, los detectives condenados: Yerko Berríos, José Escobar, Jenny Pinto, Cristóbal Sepúlveda, Jorge Fuentes, Paulo Corcés y Arturo Fernández, comparecerán para lectura de sentencia el viernes 19 de mayo en la ciudad de La Serena. Por su parte, Carlos Balcázar –quien también fue acusado- resultó absuelto de todo cargo.

Sobre la condena, Lorena Fries –Directora del INDH- expresa que “esta es una señal importante frente a lo condenable de éste tipo de hechos, de los cuales ya existe el antecedente de la condena por tortura, llevada a cabo por un gendarme en Puerto Montt.”

“Por lo que la presente condena, viene a reiterar la importancia y obligación del Estado y sus agentes de respetar los derechos humanos, y en especial el cumplimiento con la obligación de sanción que establece la Convención de la ONU Contra la Tortura”, resaltó Fries.

Los hechos

En junio de 2010, los detectives culpables de apremios ilegítimos, detuvieron ilegalmente a los afectados, aplicándoles apremios físicos y psicológicos, tanto en la vía pública como en la brigada de Investigación Criminal de Vicuña.

Según la querella presentada por el INDH, en el interior del recinto, los afectados fueron esposados a sillas fijas donde los detectives procedieron a golpearlos con pie y puño en diferentes partes del cuerpo. También fueron castigados con una honda y atemorizados con las armas de servicio de los detectives.