Alerta sanitaria y social en Alto Hospicio por paro de empresa de camiones aljibes que proveen agua en campamentos

Alerta sanitaria y social en Alto Hospicio por paro de empresa de camiones aljibes que proveen agua en campamentos

Junio 8, 2020

Lorena De Ferrari, jefa regional de Tarapacá, calificó como “muy grave” el paro de los camiones aljibes, por lo que este domingo recién pasado realizó una visita a terreno y ofició a la Intendencia y Gobernación regionales; al General Jefe de Zona; a la Seremi de Salud y al alcalde de Alto Hospicio informando esta situación y consultando cuáles serán las gestiones a realizar para la solución del problema.

La Agrupación de Propietarios de Camiones Aljibe de Alto Hospicio anunció una paralización de sus actividades debido a la falta de seguridad en la provisión de agua potable en los campamentos, dada las agresiones de que ha sido sujeto su personal, por pobladores de los asentamientos, que no estarían de acuerdo con que se cobre por el vital elemento en tiempos de crisis económica y sanitaria por la pandemia de COVID-19.

Lorena De Ferrari, jefa regional de Tarapacá del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), calificó la situación como “muy grave” por lo que este domingo realizó una visita en terreno y “se ofició a la Intendencia y Gobernación regionales, al General Jefe de Zona, a la Seremi de Salud y al alcalde de Alto Hospicio informando esta situación y consultando cuáles serán las gestiones a realizar para la solución del problema”.

La representante del INDH en Tarapacá informó además que todos los antecedentes fueron remitidos también al Servicio Nacional de Menores y a la Defensoría de la Niñez, “debido a que en el lugar hay muchos niños, niñas y adolescentes que podrían estar siendo vulnerados en sus derechos. Asimismo, se informó a los tres diputados de la región, Renzo Trisotti, Hugo Gutiérrez y Ramón Galleguillos”.

La medida afectaría a al menos 20 mil personas que habitan los campamentos Tercera Esperanza, en La Pampa, y a aquellas emplazadas en los asentamientos de Alto Hospicio. Las personas que residen en las aproximadamente 27 hectáreas de terreno, son en un 95% personas migrantes de escasos recursos, que viven en piezas construidas con cartón y cholguán. En este momento no cuentan con recursos económicos para subsistir y en las últimas semanas han sido duramente golpeadas por la pandemia, presentándose al menos 1.138 casos en Alto Hospicio, lo que motivó que se decretara cuarentena para la comuna.

La Municipalidad de Alto Hospicio brinda vales mensuales a las familias, cuyos representantes inscritos presenten permiso de estadía, pudiendo con este obtener 1.000 litros del vital elemento, debiendo pagar por su transporte y almacenamiento, lo que resulta complejo. Por esta cantidad de agua los pobladores que cuentan con los vales deben cancelar 3.500 pesos, en tanto quienes no poseen vales deben pagar 6.000 pesos.

El INDH constató que no existen estanques comunitarios de agua, sino que esta se entrega a cada familia, por lo que la ayuda ante la escasez se sortea entre las propias familias. Les resulta complejo el pago por la situación económica que atraviesa Chile, y el almacenamiento, porque no disponen de un receptáculo con la capacidad para depositar 1000 litros de agua.

Según denuncia el dirigente Moisés Donoso, de la Agrupación de Camiones Aljibe, ellos han debido seguir operando sin contar con contrato con la Municipalidad de Alto Hospicio. Asegura que desde las empresas se presentó una propuesta -la cual no ha tenido respuesta-, y que consiste en un pago compartido entre el municipio y las familias, correspondiéndole a la municipalidad un pago de 2.500 pesos y a los pobladores de 1.500 pesos.