Comuneros mapuche en huelga de hambre vuelven a la cárcel de Lebu

Comuneros mapuche en huelga de hambre vuelven a la cárcel de Lebu

Septiembre 5, 2020

La sede regional Biobío del INDH, ha monitoreado la situación de salud de los huelguistas durante su permanencia en el CP Concepción, ex Manzano de Concepción, antes de retornar al centro penitenciario donde inicialmente se encontraban. La decisión se tomó luego que el Juzgado de Garantía de Cañete ordenó que los internos volvieran al centro penitenciario de Lebu.

Desde el 22 de julio, en su primera visita a los comuneros en huelga de hambre, la oficina regional del INDH ha estado presente en el monitoreo de esta contingencia, solicitando información de Gendarmería y a los servicios de salud para pesquisar eventuales vulneraciones a los derechos humanos.

Además de las visitas y seguimientos, el INDH regional ha solicitado información relativa a la evolución del estado de salud de los huelguistas, para verificar su evolución, ha sostenido conversaciones con autoridades penitenciarias a nivel regional, remitió oficios a instituciones públicas y estuvo presente como observador en intentos de acercamiento entre Gobierno y representantes de los comuneros.

En el marco de esta huelga de hambre, se han desarrollado una serie de manifestaciones en las ciudades de Cañete, Tirúa, Lebu y Concepción. Pese a que familiares y cercanos a los comuneros (voceros o werkenes) han expresado que no requieren una mayor participación del INDH por el momento, la institución ha seguido durante estos dos meses monitoreando la situación en la zona. Dentro de las acciones, la sede regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos interpuso dos querellas por agresiones a manifestantes y envió 11 oficios solicitando información pormenorizada respecto de la actuación de entes estatales en el conflicto.

”Enviamos oficios a distintos estamentos para que velar por los derechos humanos de los huelguistas, así como de manifestantes y observadores de derechos humanos de la provincia de Arauco. Hemos sistematizado respuestas de diversas instituciones públicas que nos han permitido monitorear permanentemente la situación de los huelguitas”, explicó Carolina Chang, jefa regional del INDH Biobío.

Por ejemplo, el 13 de julio, se solicitó a Gendarmería colaboración para permitir el ingreso de profesionales del Departamento Regional de Derechos Humanos del Colegio Médico a visitar a los huelguitas. El 5 de agosto, se envió a la fiscalía regional, a petición de los mismos, un oficio para que el Ministerio Público diera cuenta de las reiteradas ampliaciones de plazo de investigación. En medio de la crisis sanitaria del covid-19, el INDH regional también ofició a la Seremi de Justicia sugiriéndole que cuarentenas se cumplieran en residencias sanitarias u hospitales por un brote del virus en recinto penal de Lebu.

A dichos oficios por la situación de los huelguitas también se suma la solicitud a Gendarmería, a petición de familiares de los internos, para que se autorizara el ingreso al penal al machi y sus keülles (ayudantes). Las autoridades penitenciarias autorizaron dicho requerimiento.

De igual forma El INDH regional envió un oficio al Seremi de Justicia para tener acceso a las cámaras de la cárcel de Lebu y a las go pro del procedimiento realizado por Gendarmería relativo al traslado de comuneros mapuche al Hospital de Los Ángeles y luego al penal de Concepción, ante denuncias de malos tratos por parte de los huelguistas.

“Como sede regional Biobío hemos estado en permanente alerta por esta delicada situación, lo que ha implicado el despliegue territorial del equipo regional y una serie de coordinaciones interinstitucionales, que han posibilitado ejercer efectivamente el rol de observadores de esta situación, así como respecto de la labor proteccional y de colaboración con otros órganos estatales del INDH, siempre en pos del resguardo de los derechos humanos y de la búsqueda de salidas fundadas en el diálogo y el entendimiento”, concluyó la directora Chang.

Ocho personas pertenecientes al pueblo mapuche privadas de libertad en la cárcel de Angol y que permanecían en huelga de hambre, decidieron finalizar con su protesta después de 123 días. También en este caso, la oficina regional Araucanía del INDH se trasladó a constatar el estado y situación de las mencionadas personas.