Corte de Coquimbo admite amparo del INDH a favor de personas transgénero privadas de libertad

Corte de Coquimbo admite amparo del INDH a favor de personas transgénero privadas de libertad

Agosto 1, 2017

La sede regional del INDH de Coquimbo presentó un recurso de amparo que fue declarado admisible por la Corte de Apelaciones de La Serena en favor de tres internas transgénero, quienes habrían sido obligadas a desnudarse por parte de Gendarmería de Chile al interior del complejo penitenciario de La Serena.

Según el escrito presentado por el INDH, el 27 de junio pasado, Michelle Muñoz Tapia fue trasladada desde el Centro de Detención Penitenciaria de Combarbalá al penal de La Serena. Alrededor de las 16 horas, al ingresar a la guardia armada del recinto, un funcionario de Gendarmería de Chile le ordenó desnudarse por completo, sin darle explicaciones. A continuación, y luego de acatar la orden, el mismo funcionario le ordenó realizar tres sentadillas, a lo que Michelle Muñoz accedió.

Luego el 3 de julio, alrededor de las 6.30 de la mañana, María del Pilar López Barrera fue informada que debía concurrir al Hospital de La Serena por una hora médica, por lo cual debía desnudarse completamente para proceder al “allanamiento” de sus prendas de vestir. Como la interna se negó, pues por fallos anteriores sabía que esto no correspondía, los funcionarios le informaron que no acudiría al hospital, perdió su hora médica y además fue sancionada por 15 días con prohibición de visitas y recepción de encomiendas.

El tercer hecho sucedió el 4 de julio, cerca de las 23.30 horas cuando Nicole Araya Muñoz llegó del penal de Arica al de La Serena.  En este contexto,  un funcionario de Gendarmería le ordenó desnudarse por completo, delante de otros internos, frente a lo cual Nicole Araya Muñoz accedió a lo solicitado, dando a conocer su parecer sobre la ilegalidad del procedimiento. Esto habría provocado la molestia de los funcionarios presentes quienes comenzaron a insultarla en razón de su condición de género, llamándola “animal culiado” (sic), “caballo”, entre otras expresiones. Estando desnuda le ordenaron realizar diez sentadillas.

En su fallo la Corte consideró que “cualquier revisión corporal de que sean objeto las recurrentes debe limitarse a una inspección táctil superficial y, si lo estiman pertinente ante sospechas fundadas, deber ser trasladadas a la enfermería para que se le realice la revisión corporal más intensa”.

Asimismo consigna que los hechos relatados “constituyen perturbaciones ilegitimas al ejercicio del derecho a la libertad personal y seguridad individual, reconocidos en la Constitución Política de la República, desde que las afectan más allá de lo permitido por las regulaciones legales y reglamentarias, motivo por el cual debe ponerse remedio por esta judicatura llamada a restablecer el imperio del derecho y a asegurar la debida protección de las afectadas, lo que lleva a acoger la presente acción”.