Corte de Valdivia acoge amparo INDH en favor de voluntarios de salud en manifestaciones agredidos por Carabineros

Corte de Valdivia acoge amparo INDH en favor de voluntarios de salud en manifestaciones agredidos por Carabineros

Enero 7, 2020

El fallo dictamina que la policía uniformada deberá “cumplir con los protocolos de actuación y adoptar todo tipo de medidas dirigidas a restablecer el imperio del derecho y asegurar la tutela de todos los derechos fundamentales violados”.

La Corte de Apelaciones de Valdivia acogió un recurso de amparo presentado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de la Región Los Lagos, ordenando resguardar así los derechos de 33 profesionales pertenecientes al Hospital Base de Osorno, coordinados para otorgar asistencia de salud y primeros auxilios en manifestaciones públicas.

El fallo dictamina que Carabineros de Chile deberá “cumplir con los protocolos de actuación y adoptar todo tipo de medidas dirigidas a restablecer el imperio del derecho y asegurar la tutela de todos los derechos fundamentales violados, e impedir que se repitan actos que importen atentados a la libertad personal y a la seguridad individual de los amparados”.

Esto debido a que el grupo de atención de salud acusó haber recibido diversos tipos de apremios por parte de Carabineros, como disparos de perdigones y lacrimógenas, que les han provocado lesiones de gravedad en algunos casos.

El INDH consignó  en la acción legal el caso de dos médicos que forman parte de los voluntarios, que recibieron impactos de perdigones en su cabeza, y de una voluntaria que recibió una lacrimógena en su brazo.

El tribunal ordenó también  la policía uniformada “instruir los sumarios internos respectivos que permitan dilucidar las responsabilidades administrativas involucradas en el caso que no se hubieran iniciado”.

Milena Sanchez, jefa regional (s) INDH de Los Lagos, valoró el fallo señalando que “es sumamente relevante que nuevamente una corte ordene a carabineros ceñirse a sus protocolos. Esto es un imperativo para el resguardo de los derechos humanos, la policía uniformada debe –al menos-, sujetarse a sus propias reglas de actuación para el control del orden público, sin violentar los derechos de grupos que prestan ayuda en manifestaciones”.