Corte Suprema confirma fallo que acoge amparo de INDH por migrante colombiano y sus hijos

Corte Suprema confirma fallo que acoge amparo de INDH por migrante colombiano y sus hijos

Septiembre 16, 2020

En su dictamen, el máximo tribunal consideró el arraigo familiar del amparado que reside en Chile junto a su esposa y sus dos hijos, y también el interés superior del niño protegido por la Convención de los Derechos del Niño, dado que la medida de expulsión también habría afectado a los menores de edad.

Por tres votos contra dos, la Segunda Sala de la Corte Suprema confirmó el fallo de la Corte de Apelaciones de La Serena, que acogió la acción constitucional interpuesta por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en defensa de un ciudadano colombiano, sobre quien pesaba una orden de expulsión que afectaría indirectamente a su hijo e hija, de nueve y un año de edad.

En el fallo, confirmado en todas sus partes, la Corte reconoce que la medida de expulsión a pesar de estar ajustada a legalidad y de haber sido dictada por la autoridad competente, no resulta proporcional. El tribunal puntualiza que no es posible desatender las circunstancias sociales y familiares del amparado, la que demuestran un arraigo familiar y social que debe ponderarse a la luz de la Constitución Política y del derecho internacional de los derechos humanos, ya que ambos reconocen y protegen a las familias como núcleo fundamental de la sociedad, y también los derechos de los niños y niñas, que en este caso se verían afectados de concretarse la expulsión.

En este mismo sentido, se destaca el voto de prevención consignado por el ministro Leopoldo Llanos, el cual señaló que debe considerarse que el amparado es padre de dos hijos menores de edad, afectando así la expulsión el interés superior del niño, cuyos derechos además están protegidos por la Convención sobre Derechos del Niño, que en su artículo 10, N° 1 establece que los niños no deben ser separados de sus padres, salvo excepciones que no son pertinentes en este caso.

El amparado llegó a Chile a fines de 2015, y reside en el país junto a su cónyuge, y sus hijos, sin embargo, debido a la comisión de un delito en su país hace diez años, el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior había dispuesto su expulsión.