Cuarto TOP condenó a penas de cinco y cuatro años de libertad vigilada a ex educadoras por muerte de menor Lisette Villa en 2016

Cuarto TOP condenó a penas de cinco y cuatro años de libertad vigilada a ex educadoras por muerte de menor Lisette Villa en 2016

7 Enero, 2022

Las funcionarias de trato directo del Sename C.A.F.C. y T.S.O.G. recibieron estas sentencias luego de que se acreditara su participación en el delito de apremios ilegítimos con resultado de muerte. El INDH actuó como querellante en esta causa.

El Cuatro Tribunal Oral en lo Penal (TOP) de Santiago condenó a dos ex educadoras a sendas penas de libertad vigilada intensiva por la muerte de Lisette Villa (11), ocurrida el 11 de abril de 2016 en el Centro de Reparación Especializada de Administración Directa (CREAD) Galvarino del Sename. En el caso de C.A.F.C., esta fue condenada a cinco años de libertad vigilada intensiva, mientras que T.S.O.G. recibió un castigo de cuatro años de libertad vigilada intensiva. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) actuó como querellante en esta causa.

En la sentencia, que fue leída por la magistrada María José García, se refrendó que ambas ex funcionarias de trato directo del Sename son autoras del delito de apremios ilegítimos con resultado de muerte. En el caso de C.A.F.C. se resolvió imponerle una pena de cinco años de presidio, pero debido a que no tenía otras condenas, la pena la cumplirá en libertad, bajo vigilancia de Gendarmería, que le elaborará un plan de intervención individual. La misma situación se dio con T.S.O.G., quien cumplirá sus cuatro años de condena en un régimen de libertad vigilada intensiva y con un plan de intervención.

Hay que recordar que los hechos por los cuales ambas mujeres fueron condenadas ocurrieron el 11 de abril de 2016. Según se estableció en el veredicto de culpabilidad, T.S.O.G. se encargó de sujetar fuertemente las extremidades inferiores de la niña, para inmovilizarla. C.A.F.C., por su parte, que, a la fecha pesaba 90 kilos, se subió sobre la niña, presionando de esta manera su tórax y espalda contra el piso, mientras que con sus manos le sujetaba sus extremidades superiores.

En el veredicto se describe que “ambas acciones las ejecutaron las acusadas mientras la niña trataba de zafarse de la opresión que sentía en su pecho y que dificultaba su respiración, razón por la cual llevaba su rostro a uno y otro lado en el suelo, intentando respirar, resultando con múltiples lesiones en la cabeza y el rostro”. Aunque la niña, con fuerte llanto gritaba a las acusadas que la soltaran, que se iba a portar bien, “las acusadas continuaron su actuar durante varios minutos, sin soltarla. Producto de la acción de ambas acusadas, la que se mantuvo hasta que la niña dejó de moverse”, la niña falleció por asfixia mecánica combinada con elementos de sofocación.