El mundo conmemora el Día mundial contra el trabajo infantil

El mundo conmemora el Día mundial contra el trabajo infantil

junio 12, 2018

Se calcula que 246 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil. Cerca de un 70% (171 millones) de ellos trabajan en condiciones peligrosas, que incluyen la minería, labores agrícolas con productos sometidos a químicos y pesticidas, o el manejo de maquinaria peligrosa.

En 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) declaró el 12 de junio como Día Internacional contra el Trabajo Infantil, con el propósito de dar a conocer el alcance del problema y promover iniciativas para resolverlo, con la participación de los Estados, las empresas, la sociedad civil y la ciudadanía.

Cuando se habla de trabajo infantil se está caracterizando un conjunto de labores que son peligrosas para el bienestar físico y mental de niños y niñas, de tareas que impiden o afectan su escolarización, y que reproducen los roles de género especialmente en el caso de las niñas.

Para la directora del INDH, Consuelo Contreras, “el trabajo infantil es aquel que vulnera un conjunto de derechos humanos de los niños y niñas, entre ellos: a la vida, a la integridad física y psicológica, a la salud, al descanso, al esparcimiento, al juego, a la vida cultural y a las artes, entre otros. Todos ellos protegidos por los tratados internacionales de derechos fundamentales, y por la Convención por los Derechos del Niño”.

En el mundo, un gran número de niños, niñas y adolescentes están involucrados/as en trabajo doméstico remunerado o no remunerado en el hogar de un tercero o empleador. Estos/as niños/as son particularmente vulnerables a la explotación.

El trabajo que realizan a menudo está oculto a los ojos de la opinión pública, ya que se encuentren aislados o trabajan muy lejos del hogar familiar. Las historias de abuso de niños/as involucrados en trabajo doméstico son muy comunes.

La Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia Internacional de Oslo sobre el Trabajo Infantil de 1997, señalaron la urgente necesidad de una acción mundial concertada para poner fin al trabajo infantil.