Emotivo homenaje a detenidos desaparecidos en ex Colonia Dignidad

Emotivo homenaje a detenidos desaparecidos en ex Colonia Dignidad

Septiembre 10, 2019

Previo al 11 de septiembre, familiares, ex prisioneros políticos, colonos y agrupaciones en favor de los derechos humanos de distintas zonas del país, acudieron al predio germano para mantener viva la memoria de las víctimas de la dictadura militar cuyo último paradero fue la actual Villa Baviera en Parral.

Como una forma de mantener viva la memoria y recordar a las víctimas, familiares y agrupaciones por los derechos humanos efectuaron un sentido homenaje a los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos de la dictadura militar. Desde hace cinco años, en fechas previas al 11 de septiembre, cuando se conmemora el golpe de Estado, distintas organizaciones concurren a los predios de la ex Colonia Dignidad ubicados en la precordillera de Parral.

El homenaje de este año estuvo marcado por una particularidad. A solicitud de la Agrupación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, se permitió el acceso de familiares de víctimas a uno de los recintos denominado “bodega de papas”, en el cual se ejercieron torturas y que está reconocido como sitio de memoria. Allí las fotografías de los ex presos políticos adornaron las paredes, mientras se escuchaban los testimonios de algunos sobrevivientes y colonos.

El escritor y periodista, Gabriel Rodríguez, fue uno de los que agradeció estar vivo para poder contar su historia. Autor de dos libros relacionados con estos graves hechos, recordó que, a sus 24 años, en una redada masiva de opositores a Pinochet que hubo en Talca el año 1975, fue trasladado junto a otras 50 personas a la ex Colonia Dignidad.

“Aquí fuimos sometidos a apremios ilegítimos, como aislamiento, incomunicación, ruidos molestos, no te dejaban dormir, atados durante horas, sin alimentación, sin agua ni comida e interrogatorios en que frecuentemente, lo normal era el uso de corriente eléctrica, para obligarte a decir -muchas veces- cosas que ni siquiera sabías, pero tenías que decir algo, para evitar, incluso, llegar a la muerte”, afirmó.

Rodríguez agregó que “durante el paso de los que estuvimos acá, al menos yo tengo entrevistas con un testigo que estaba al lado de una persona que fue asesinada a balazos por uno de los torturadores, durante los interrogatorios. Entonces, podemos decir que efectivamente aquí murió mucha gente en Colonia Dignidad. Los testigos han dicho que sus cuerpos fueron enterrados, después inhumados el año 1978 y sus restos quemados en Colonia Dignidad, para terminar arrojados al río Perquilauquén”.

Diputado desaparecido

Por su parte, Jaime Lorca, hermano del diputado PS, Carlos Lorca, detenido desaparecido, en su calidad de familiar de víctima y presidente del Centro de Formación Memoria y Futuro de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, formó parte de la ceremonia y relató que, si bien los años han pasado, aún las secuelas siguen conmoviendo, pues al momento de la desaparición de su hermano, él y su familia hicieron todo lo posible para que permaneciera con vida.

“Sospechamos que Carlos (Lorca) estuvo el año de 1974 haciendo denuncias de las torturas que ocurrían en este sitio (Colonia Dignidad) y se lo hizo a la prensa alemana. Es posible que eso haya puesto en el radar la peligrosidad de Carlos Lorca, para esta gente que estaba acá y que cooperaba tanto con la represión, con la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional)”, dijo el hermano del diputado socialista.

“Nosotros después supimos de que aquí se le tuvo dos años vivo, dos años en un subterráneo. Hubo un agente de la DINA que dijo eso, quien escribió los expedientes y mencionó que vio a Carlos Lorca en muy malas condiciones físicas, casi casi como muerte vegetal. Sufrieron un dolor tremendo”, añadió

Los colonos

La lucha de agrupaciones como la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, no solamente se enfoca en pedir justicia por las víctimas de la dictadura y detenidos desaparecidos. Sin duda que también otra de las metas es reparar a los colonos, quienes durante años fueron víctimas de un sistema represivo que les dejó eternamente marcados y que lideraba Paul Schäfer, junto a una cúpula de jerarcas alemanes y ayudistas chilenos.

“Ahora empezamos a entender lo que es cariño, lo que es amor y de que se compone la vida. La vida no es la plata, no es nada, es el corazón, el sentimiento con otra persona” dijo Horst Schaffrik, quien fue colono y, entre lágrimas, compartió su testimonio, no sin antes pedir disculpas a los familiares y presentes, ya que dijo desconocer que, en esos mismos predios donde viven, chilenos capturados sufrían torturas.

“No había ninguna amistad, ninguna relación con los papás, ninguna protección. No se entiende hoy día -yo tengo dos hijos de 11 y 13 años- ¿Cómo se puede pegar a un niño tan cruelmente, hasta que se quiebre el palo? Hay quienes tienen marcas en su cabeza para toda su vida, les rompieron la cabeza con cables de cobre y los metían en rejas de fierro con corriente. Y eso lo hacían con niños de ocho y 10 años”, agregó.

Schaffrik también anunció que actualmente luchan por pasar la página, por cuanto trabajan arduamente para asegurar su vejez. De hecho, el colono explicó que logró rehacer su vida, tras la fuga y muerte de Paul Schäfer, así como formar una familia, tras una dura crianza en donde el afecto y las relaciones humanas estaban ausentes en sus vidas.

Consultado por la clase de maltratos que recuerda haber recibido por parte de Paul Schäfer, respondió que “hubo abuso sexual, hasta mayor de edad. Nunca sabíamos cómo nace un niño, yo pensaba -hasta tener 25 años- que los ángeles traen los niños a la tierra, nada de sexualidad, todo era tabú. Aprovechaban que no teníamos la protección de papás y abusaban de todos los niños aquí durante 20 años”.

¿Justicia?

Margarita Romero, presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, refirió que “los tribunales han llevado a cabo varias causas sobre Colonia Dignidad, pero desgraciadamente condenas sobre violaciones a los derechos humanos, es decir, las que se cometieron con los prisioneros políticos que fueron traídos hasta acá secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos, son muy pocas”.

También destacó que a raíz de los relatos que constan en los expedientes judiciales, tanto de colonos como sobrevivientes que estuvieron con personas detenidas en Villa Baviera, habría más de cien personas que podrían haber sido desaparecidas en ese lugar.

“Nosotros pensamos que aquí en Colonia Dignidad debe haber, al menos, cien personas que fueron desaparecidas. No conocemos sus nombres, no hemos podido avanzar en esa verdad, porque ni los colonos ni los agentes que trajeron a esas personas -hablo de los agentes de la DINA que los trajeron hasta acá- han querido confesar”, destacó Romero.

Noticia publicada en diario El Centro el 8 de septiembre de 2019.