Formalizan a seis efectivos del Ejército por brutal golpiza durante crisis social

Formalizan a seis efectivos del Ejército por brutal golpiza durante crisis social

9 Noviembre, 2021

Los hechos fueron calificados como tortura por parte del INDH, quien solicitó arresto domiciliario total y parcial, sin embargo, el tribunal acogió la solicitud del Ministerio Público, otorgando cautelares de firma quincenal, arraigo nacional y prohibición de acercarse a la víctima.

En su calidad de querellante, el INDH participó hoy, 9 de noviembre, en la audiencia de formalización en el 13º Tribunal de Garantía de Santiago contra seis integrantes del Ejército por su participación en los disparos y una brutal golpiza a un hombre en la comuna de Peñalolén, durante la noche del 21 de octubre de 2019. El resultado de la acción fue fractura de costillas, desviación del tabique nasal, policontusiones, neumotórax, enfisema y múltiples heridas de perdigones en sus piernas.

Esa noche, la víctima se encontraba presenciando una manifestación. Al ver que se aproximaba un camión de militares, intentó alejarse del lugar, desarmado y sin intención de atacar a los funcionarios. En esas circunstancias, recibió un disparo de perdigones en sus piernas que lo hicieron caer al suelo. Por temor a lo que le pudieran hacer, el herido se levantó y siguió corriendo, pero fue derribado por uno de los funcionarios. Fue pisado y recibió golpes de varios militares en el cuerpo y la cara, con la cacha de sus fusiles y con sus pies y puños.

Luego, en conocimiento de los disparos efectuados a la víctima y los golpes recibidos por esta al momento de su detención, fuera de protocolo, la teniente a cargo no registró sus lesiones, ni lo asistió, entregando a la víctima en calidad de detenido, herido, con lesiones evidentes en su rostro y con su ropa ensangrentada al Capitán de Ejército al mando del contingente, que no verificó la gravedad de las lesiones de la víctima, ni lo trasladó en forma inmediata a un centro de salud para que recibiera atención médica.

En el camión, la víctima -el único civil a bordo del camión- iba con su parte posterior herida, con sus manos amarradas atrás de su cuerpo y boca abajo, donde señala haber sido insultado y amenazado de muerte por parte del personal del Ejército. Desde allí, fue llevado hasta la 43° Comisaría de Peñalolén en calidad de detenido, y sin dar cuenta del grave estado de salud en que se encontraba. En ese lugar, el personal policial, al advertir la situación, lo trasladó a un centro de salud para recibir asistencia médica.

Pese a que tanto el INDH como el querellante particular calificaron estos hechos como torturas, solicitando arresto total y parcial para los funcionarios involucrados, el tribunal, no descartando la concurrencia del delito de torturas, acogió la solicitud del Ministerio Público, quien los calificó como apremios ilegítimos y solicitó sólo firma quincenal, arraigo nacional y prohibición de acercarse a la víctima.