Hacinamiento y falta de agua en las celdas de cárceles de Valparaíso fueron constatados en informe del INDH

Hacinamiento y falta de agua en las celdas de cárceles de Valparaíso fueron constatados en informe del INDH

26 Julio, 2022

La oficina regional de Valparaíso organizó la actividad de presentación a la que asistieron la ministra de la Corte de Apelaciones de Valparaíso Silvana Donoso; el diputado Jorge Brito; la jueza de Garantía de Valparaíso Marisol González; la seremi de Justicia, Paula Gutiérrez; el director regional (s) de Gendarmería, el coronel Alberto Jara; y la vicedecana de Derecho de la Universidad de Valparaíso, Inés Robles. Además, participaron representantes de organizaciones sociales de la civil, como Pájarx Entre Púas y la Comisión de Derechos Humanos de Valparaíso.

El Estudio de Condiciones Carcelarias 2019 del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) fue presentado ante autoridades y organizaciones de la sociedad civil de la Región de Valparaíso, ocasión en que se abordaron los principales hallazgos respecto de la situación penitenciaria a nivel local.

En su sexta versión, el documento evalúa el cumplimiento de los estándares de derechos humanos de las personas privadas de libertad y plantea los ámbitos que se deben mejorar.

El informe detalla la situación en ocho recintos penitenciarios de la Región de Valparaíso: Los Andes, San Antonio, San Felipe, Casablanca, Limache, Petorca, Quillota y Valparaíso. Excepto por el Complejo Penitenciario (CP) de Casablanca, el resto de los establecimientos muestra una población penal que excede la capacidad. El CDP de Petorca exhibe un 200% de ocupación, seguido por los recintos de Limache (195,2%) y Quillota (166,5%). El CP Valparaíso —el más poblado de la región, con 2.613 personas privadas de libertad— muestra una ocupación del 140,2%. Sobre el 140% de ocupación se considera en un nivel de hacinamiento crítico.

Además, las visitas a estos recintos mostraron que en Quillota y Valparaíso no había camas individuales para todos. En el informe se expone que el CP Valparaíso tiene además uno de los lapsos más extensos de encierro de las personas: se inicia a las 15 horas y concluye a las 8.45 del día siguiente; es decir 17 horas. A eso se añade que durante las horas de encierro “no hay acceso a agua directamente de la red, por lo que quienes ocupan las celdas deben mantener botellas con agua al interior de las celdas para abastecerse”. La visita al CP Valparaíso se efectuó en agosto de 2019.

En Valparaíso, Quillota y Los Andes también se constató la existencia de plagas. En el primero de ellos se trata de ratones, vinchucas y chinches. En San Antonio se detectó el deterioro de las celdas: “No están en buen estado en cuanto a higiene y limpieza, ya que se observan hongos, humedad, agua estancada, alimentos en descomposición y suciedad. Asimismo, hay signos de humedad en paredes u otras superficies, pero no se observan insectos o plagas en las celdas de castigo o aislamiento”, dice el informe.

Actividad de presentación

La presentación del informe se llevó a cabo en el Parque Cultural de la capital regional, emplazado en la antigua cárcel pública de la ciudad.

La oficina regional de Valparaíso organizó la actividad a la que asistieron la ministra de la Corte de Apelaciones de Valparaíso Silvana Donoso; el diputado Jorge Brito; la jueza de Garantía de Valparaíso Marisol González; la seremi de Justicia, Paula Gutiérrez; el director regional (s) de Gendarmería, el coronel Alberto Jara; y la vicedecana de Derecho de la Universidad de Valparaíso, Inés Robles. Además, participaron representantes de organizaciones sociales de la civil, como Pájarx Entre Púas y la Comisión de Derechos Humanos de Valparaíso.

La exposición de los resultados fue realizada por la coordinadora de Condiciones Carcelarias de la Unidad de Protección de Derechos, Legislación y Justicia del INDH, Daniela Lara, y del jefe de la sede regional, Fernando Martínez.

La autoridad regional del INDH señaló que el documento “es un estudio que muy certeramente vuelve a diagnosticar los graves problemas que está teniendo el Estado de Chile para actuar como garante de los derechos de las personas privadas de libertad. En el caso de la Región de Valparaíso, se recorrieron durante 2019 prácticamente la totalidad de las cárceles y se pudo constatar que muchos de los problemas que tienen que ver con derecho de acceso al agua, con sobrepoblación que genera hacinamiento, con pago al contado (es decir, castigos extra reglamentarios) se siguen reiterando en el tiempo y eso es tremendamente preocupante”.