INDH Antofagasta capacita a carabineros sobre respeto de los DDHH en control del orden público

INDH Antofagasta capacita a carabineros sobre respeto de los DDHH en control del orden público

Septiembre 21, 2020

En la jornada se abordó la relevancia de que los carabineros lleven a cabo su rol en un marco de pleno respeto de los derechos fundamentales, y de los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad en el uso de la fuerza, en el contexto de manifestaciones públicas.

“Función Policial y Derechos Humanos: Orden público y uso de la fuerza” fue la capacitación que la sede regional de Antofagasta del INDH realizó para funcionarios de Carabineros de Chile pertenecientes a las Subcomisaría de la capital regional.

Es la séptima instancia de capacitación a carabineros de Antofagasta y Calama desde octubre de 2019, y tiene como objetivo educar en los principales preceptos de los derechos humanos relacionados con la función de la policía uniformada.

El jefe regional del INDH, Paulo Palma, expuso los conceptos de igualdad y no discriminación; y la obligación de Carabineros de otorgar seguridad a grupos de especial protección, como mujeres, niños niñas y adolescentes, personas pertenecientes a pueblos indígenas, personas de orientación sexual diversa, migrantes, entre otras.

Para el control del orden público se hizo especial énfasis en los conceptos de legalidad, necesidad y proporcionalidad en el uso de la fuerza. La legalidad se refiere a que el uso de la fuerza debe estar fundada en la ley, y que debe efectuarse empleando procedimientos y medios (armas) que hayan sido previamente autorizados por Carabineros.

En tanto el principio de necesidad responde a que el personal de Carabineros en el desempeño de sus funciones debe utilizar, en la medida de lo posible, medios no violentos antes de recurrir al uso de la fuerza, que es el último recurso frente a la resistencia de una persona sometida al control o la acción de Carabineros.

El Principio de Proporcionalidad, en tanto, significa que debe haber un equilibrio entre el grado de resistencia o de agresión que sufre un Carabinero y la intensidad de fuerza que se aplica para lograr que la persona se someta al control. El uso de la fuerza tiene como límite que no puede infligir más daño que aquel que se pretende evitar con su empleo.

En la jornada se abordó también el resguardo de las personas privadas de libertad que le corresponde a agentes del Estado, y la prohibición de aplicar torturas y/o tratos crueles, inhumanos o degradantes a quienes se encuentren bajo su custodia.

Al mismo tiempo se abordó el marco legal nacional e internacional para el respeto pleno de los derechos humanos, y las recomendaciones del INDH para la función policial en el control del orden público. Por ejemplo, la implementación de mecanismos para prohibir de manera efectiva el uso de la fuerza letal como recurso en las manifestaciones públicas.

La implementación de sistemas de registro y control de municiones; y de un sistema de registro de las comunicaciones para verificar las órdenes operativas, sus responsables y ejecutores, también fueron parte de las recomendaciones planteadas por el Instituto. Al igual que la importancia de la identificación visible del personal de Carabineros en los operativos de control del orden público.

La capacitación también versó sobre la relevancia de impulsar espacios de comunicación y diálogo previo a las manifestaciones, y la actuación de funcionarios Carabineros que sirvan como enlace con los manifestantes, para coordinar el desarrollo correcto de las manifestaciones pacíficas.