INDH conmemora Día del Detenido Desaparecido con proyección en el Frontis del Museo de Bellas Artes

By Agosto 30, 2019Noticias INDH

INDH conmemora Día del Detenido Desaparecido con proyección en el Frontis del Museo de Bellas Artes

Agosto 30, 2019

El mapping durará 30 minutos y comenzará a las 19 horas con la asistencia de integrantes del Consejo del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

A 46 años del golpe de Estado y con motivo del Día del Detenido/a Desaparecido/a que se conmemora este viernes 30 de agosto, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) recordará en una actividad de memoria a las 1.197 personas que han desaparecido en Chile, tanto en dictadura como en democracia.

La actividad consiste en proyectar una imagen alusiva a la conmemoración de esta fecha, a las 19:00 horas, en el frontis del Museo Nacional de Bellas Artes (José Miguel de La Barra 650, Santiago). Acción que se extenderá por aproximadamente 30 minutos, de manera que los ciudadanos y ciudadanas que por allí transiten se sensibilicen y compartan la imagen en sus redes sociales.

La proyección se trata de una gráfica en clave “emocional” que será un ejercicio de memoria histórica y que llamará a empatizar con los familiares de los detenidos desaparecidos. El mensaje que se emitirá será “¿Y si fuera una de los tuyos? ¿Dónde están?”, frase que será ilustrada con una obra del artista Banksy.

“La acción se enmarca en el cumplimiento de nuestro mandato legal de promover y proteger los derechos humanos en Chile y reviste gran importancia, pues hasta ahora más de mil familias aún siguen sin conocer el paradero de detenidos/os desaparecidos/as, lo que constituye una gran deuda de nuestra sociedad”, indicó el director del INDH, Sergio Micco.

Como un acto de memoria, justicia y reparación, que afirma la existencia de casi 1200 personas detenidas desaparecidas en Chile durante de la dictadura militar, la exPresidenta Michelle Bachelet estableció en 2006 el 30 de agosto como el Día del Detenido Desaparecido. La fecha es también un reconocimiento a las familias de las víctimas que no han descansado en su afán de obtener la verdad sobre el paradero de sus seres queridos.

De las 1.193 personas detenidas desaparecidas en dictadura, 74 son mujeres y 10 de ellas estaban embarazadas, según información de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Desafíos pendientes del Estado

El Instituto ha expresado la necesidad de adoptar un Sistema Nacional de Búsqueda de Personas desaparecidas que promueva y coordine las acciones de las diversas instancias estatales encargadas en la materia, de manera de hacer más efectiva y ágil esta labor. Asimismo, planteó su preocupación porque el proyecto de ley que consagra el deber de los órganos del Estado de individualizar a víctimas de desaparición forzada, no registra avances en su tramitación legislativa desde 2014.

En materia de acceso a la justicia, que persisten desafíos diversos, como son la figura de prescripción gradual del artículo 103 y la Ley de Amnistía, el INDH ha sostenido que se requiere privar de todo efecto jurídico el Decreto Ley 2191 de Amnistía; que el Congreso ratifique la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad; que el Parlamento apruebe el proyecto de ley que modifica la Constitución Política de la República para establecer que los crímenes y delitos de guerra, lesa humanidad y genocidio no puedan prescribir ni ser amnistiados; y que el Poder Judicial reafirme el carácter inamnistiable e imprescriptible de la desaparición forzada en tanto crimen de lesa humanidad.

El INDH manifiesta también la preocupación institucional por la lentitud de las investigaciones judiciales de los casos ocurridos en el período 1973-1990, lo que ha favorecido el debilitamiento de las pruebas y la perdida de testigos, manteniendo este asunto como no resuelto y dañando la convivencia democrática.

Otro problema que obstaculiza el acceso a la justicia de las víctimas, según el INDH, es el secreto de 50 años que pesa sobre los antecedentes aportados por las víctimas ante la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura (Comisión Valech I), que impide al Instituto entregarlos incluso a solicitud de los tribunales de justicia que investigan causas de violaciones a los derechos humanos. Y eliminar la posibilidad de que las Fuerzas Armadas y de Orden puedan eliminar documentación que contener información relevante para esclarecer casos.

En cuanto a medidas de reparación preocupa al INDH que las demandas civiles presentadas por familiares de víctimas de desaparición forzada sean rechazadas por los tribunales. Además, plantea la necesidad de que se cree una instancia permanente de acreditación de personas víctimas de violaciones sistemáticas a los derechos humanos para garantizar el derecho a la reparación integral, dado que las comisiones de verdad han tenido un carácter temporal.

En orden a fortalecer las garantías de no repetición de las graves violaciones a los derechos humanos, el INDH llamó a aprobar el proyecto de ley que tipifica el delito de incitación a la violencia y adoptar una política pública que fortalezca los sitios de memoria.

El INDH ha expuesto también  que se requieren medidas  de reparación y de protección de niños y niñas contra las desapariciones forzadas. Aunque reconoce que no existen antecedentes que permitan afirmar que hubo una política sistemática de apropiación de niños y niñas durante la dictadura, informó que el INDH es querellante en 19 casos de desaparición forzosa de niños/as en el periodo 1973 a 1990. Uno de estos casos ocurrió en el contexto de las violaciones masivas, sistemáticas e institucionalizadas a los derechos humanos en dictadura.

Desapariciones en democracia

Hoy a 46 años del golpe de Estado y a casi treinta años de la recuperación de la democracia en Chile, la desaparición forzada tiene el rostro de cuatro hombres que por diferentes circunstancias no se conoce su paradero: Hugo Arispe, José Huenante, José Vergara y Ricardo Hárex, por quienes el Instituto ha presentado acciones legales.

De estos casos tres aún se están investigando (Ricardo Hárex, Hugo Arispe Carvajal, José Huenante), lo que evidencia los obstáculos que enfrentan las familias para acceder oportunamente a la justicia, que sus denuncias sean investigadas de forma ágil, exhaustiva e imparcial, y para la localización de las víctimas.

Dentro de los casos en que el INDH es querellante, en septiembre de 2018 se logró una sentencia condenatoria por el caso de la desaparición forzada de José Vergara en Iquique. Sin embargo, los hechos fueron calificados como secuestro simple, descartando el secuestro calificado, así como la figura de desaparición forzada de personas solicitada por el INDH.

La principal deuda en esta materia es que la desaparición forzada sea tipificada como delito común. Por ello, el INDH recomienda aprobar el proyecto de ley que tipifica la desaparición forzada como delito autónomo.