INDH de Atacama realizó conversatorio sobre trata de personas: en los últimos diez años sólo la mitad de los casos terminó con una condena

INDH de Atacama realizó conversatorio sobre trata de personas: en los últimos diez años sólo la mitad de los casos terminó con una condena

12 Agosto, 2022

 

Print de pantalla donde aparecen expositores

El encuentro, que se realizó de manera remota, contó con exposiciones de representantes del Observatorio Latinoamericano de Trata de Personas y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) Chile.

Apenas 24 de los 52 casos de trata de personas que llegaron a los tribunales de justicia en Chile durante los últimos diez años tuvieron alguna condena, según expuso Verónica Gómez, experta del Observatorio Latinoamericano de Trata de Personas, en el conversatorio sobre la materia que organizó la sede regional de Atacama del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). En el encuentro, que fue realizado de manera virtual, también participó Francisca Valdivia, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) Chile, dependiente de las Naciones Unidas.

El conversatorio contó con una gran convocatoria: 85 asistentes entre representantes de servicios públicos, Poder Judicial, universidades y organismos de la sociedad civil, quienes manifestaron su preocupación por la temática.

En la exposición “Aspectos Sociales y Prevención de la Trata de Personas”, Verónica Gómez indicó que “tenemos informes anuales de la situación de la trata en Chile. Lamentablemente las causas formalizadas aún son pocas. Hay muchas situaciones que no llegan a formalizarse. Tenemos hasta el 2021, 52 causas formalizadas (desde 2011), comprendiendo un total de 309 víctimas”.

En el detalle dijo que “solamente 43 causas se encuentran terminadas y sólo 24 fueron con sentencias condenatorias —14 por trata con fines sexuales y 10 por trata por fines laborales. Menos de la mitad de las causas que se llega a judicializar tiene sentencias condenatorias y la mayoría de las sentencias tiene penas muy bajas para la clase de delito del que se habla”, indicó.

Niñas y adolescentes

Entre los datos que ofreció Gómez también estuvo la presencia de niñas, niños y adolescentes. “Tenemos 25 víctimas identificadas desde el 2011. Desde los 5 hasta los 18 años de edad. Son víctimas de trata laboral y trata sexual. El 60% son por trata laboral y el 40% lamentablemente por trata sexual”, dijo.

“Cuando escuchamos los relatos de quienes han sido víctimas, tratamos de comprender qué se siente ser ella. Porque de otra manera es muy difícil poder integrar la multiplicidad de factores de este fenómeno. Es imposible observar la trata sin ver la singularidad. En las investigaciones que hemos desarrollado hemos podido comprender a través de los relatos de las personas, que muchas de ellas habían estado antes en situación de vulnerabilidad. Lamentablemente no pudimos visualizarlas. Quizás llegamos tarde como Estado, como sociedad civil organizada”, concluyó.

Contexto actual

En tanto, Francisca Valdivia, asistente senior para la Región de Tarapacá de la OIM Chile, mencionó que el contexto actual de movimiento de personas en el continente es un factor de riesgo. “En octubre de 2021, 4,87 millones de personas habían salido de Venezuela hacia países de América Latina y el Caribe. Pero en julio de 2022, ya eran 5,09 millones”, señaló.

Valdivia añadió que “son personas que están moviéndose mayoritariamente por el continente. Todos quienes vivimos en Chile hemos visto cómo ha ido sucediendo. Esto genera una situación de presión y por ende se abren espacios donde los más vulnerables quedan expuestos a ser víctimas de redes de trata”, dijo.

“Muchas personas salen a pie de su país de origen y se van moviendo de acuerdo a las posibilidades. Hoy hablamos de caminantes, que hace mucho tiempo no se veían en nuestra región. En muchos casos se podría dar el intercambio de sexo por sobrevivencia”, ejemplificó.

Además, reveló que “quienes son mayoritariamente víctimas de trata son mujeres, niños y niñas. Más de la mitad de las víctimas fueron objeto de trata con fines de explotación sexual (55%), mientras que el 37% fue con fines de trabajo forzado. Generalmente quienes son tratadas con fines de explotación sexual son niñas, mujeres y jóvenes. Hombres y niños es el caso de los trabajos forzados”, detalló.

Valdivia planteó que la forma adecuada de abordar este tema es “atacar las redes de trata de manera regional. Ningún país por sí solo va a poder resolver y dar una respuesta integral. Por otro lado, tenemos como desafío generar una política regional de regularización migratoria. Lo que se busca es mitigar los impactos negativos del movimiento de personas. Eso en el corto plazo. Pero en el mediano plazo, se busca capitalizar los beneficios de la migración”.