INDH de Atacama y de Arica y Parinacota realizaron conversatorio para abordar la situación de las personas migrantes

INDH de Atacama y de Arica y Parinacota realizaron conversatorio para abordar la situación de las personas migrantes

27 Mayo, 2022

El encuentro, que se efectuó de manera virtual, contó con exposiciones donde se describió la situación en los complejos fronterizos y también la forma en que ciudades como Arica han enfrentado la situación.

Las sedes regionales de Atacama y de Arica y Parinacota del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) efectuaron el encuentro virtual “Enfoque de Derechos Humanos en la Atención a personas migrantes”, donde tres expertos analizaron las aristas del tema migratorio y también describieron modelos de gestión para atender a personas que llegan a Chile desde otros países. El encuentro fue moderado por la jefa regional de Atacama y de Arica y Parinacota, Marcia Quezada, quien recordó que el pasado 1 de mayo fueron reabiertas todas las fronteras terrestres, después del prolongado cierre a causa de la pandemia.

La primera exposición correspondió a la abogada del INDH en la sede Arica y Parinacota Melissa Figueroa, cuyo tema fue “Fronteras vivas: La experiencia de observación en complejos, controles y pasos fronterizos”. La presentación incluyó la exhibición de imágenes de los complejos de Chacalluta, Chungará, Visviri y Colchane, los sitios con mayor movimiento de personas en Chile. “Chacalluta registra siete millones de personas entre entradas y salidas, como promedio en un año normal”, recordó la abogada Figueroa.

“Las normas migratorias, tanto antes como ahora, carecen de detalles y de tal modo algunas situaciones quedan al criterio de los funcionarios de frontera. Cuando se habla de la bolsa de viaje, que es la cantidad de dinero que una persona puede llevar al ingresar como turista, no hay monto determinado”, explicó, “y muchas veces las personas no vienen con la cantidad de dinero que el funcionario considera suficiente para su permanencia o no tiene documentos que podrían servir para probar una cantidad de fondos y se les rechaza”, dijo.

Figueroa dijo sobre la crisis en Colchane que “muchas soluciones fueron improvisadas y generaron bastante problema en Iquique. Se bajaba a las mujeres con niños, pero se dejaba a los varones en el complejo. Se separaban familias y para poder reunirse tenían que esperarse: luego que la mujer con los niños cumplía los quince días en el albergue sanitario y salía, debía esperar en situación de calle a que el hombre pasara sus quince días para poder reunirse y proseguir con su proyecto migratorio”, describió.

Situación en Arica

En tanto, la directora de Prevención y Seguridad Humana de la Municipalidad de Arica, Marjorie Pino, detalló las labores que realiza la Oficina de Gestión Migratoria. “Dado el aumento de personas que se encontraban pernoctando en plazas y parques, nos vimos en la obligación de hacer algo desde la mirada de seguridad. En octubre de 2021 el municipio declaró una situación de emergencia dado el aumento del flujo migratorio y generó medidas financieras, sociales y de salud”, dijo. “Dada la inseguridad que produjo el alza del uso de espacios públicos por carpas, se creó una oficina de gestión migratoria con dos miradas: la buena utilización de espacios públicos y, al mismo tiempo, no podíamos avanzar en desalojos si es que no había una atención especializada para las personas migrantes”, explicó.

Junto con la confección de un protocolo, Marjorie Pino explicó que se activó una red asistencial. “Semanalmente hacemos un catastro de personas en situación de calle, principalmente migrantes. Se hace a través de un equipo de gestores comunitarios (…) Se han hecho 101 derivaciones de casos -personas y familias- dando respuesta principalmente a los temas habitacionales. Llevamos 20 salidas a terreno. A veces nos acompaña la Policía Marítima, en otras Carabineros, pero nuestra intención es conocer a la persona migrante y hacer los esfuerzos para que puede tener respuesta”, dijo.

Nuevo estatuto migratorio

Mientras que el asesor jurídico del Obispado de Copiapó, Eduardo Rojas, hizo la presentación “Bases del nuevo Estatuto Migratorio. La experiencia en atención a migrantes Obispado de Copiapó”, en la cual señaló que “en el nuevo estatuto nos encontramos con ciertas problemáticas. Los migrantes tenían un proyecto que se vio algo truncado por el cambio de normativa, no porque estuvieran en una situación irregular, sino porque tenían un permiso provisorio y ahora vieron complicado su estatus migratorio”.

Eduardo Rojas añadió que “el acceso a la educación es un derecho pleno en la nueva normativa. Pero (bajo el nuevo estatuto) hay una situación compleja: a veces nos llegan casos en que nos dicen que sus hijos no tienen matrícula. Y entendemos que éste no es un factor de pleno derecho, sino que es un factor de cupos. Entonces, cuando no hay cupo es algo complicado. Ante eso tratamos de trabajar en red, que ha sido la solución, antes de pensar en una presentación judicial”, añadió.