INDH en la Región de Coquimbo oficia a la Seremi de la Mujer y Equidad de Género por medidas adoptadas para evitar violencia contra mujeres en cuarentena

INDH en la Región de Coquimbo oficia a la Seremi de la Mujer y Equidad de Género por medidas adoptadas para evitar violencia contra mujeres en cuarentena

Abril 22, 2020

La sede del Instituto Nacional de Derechos Humanos en la Región de Coquimbo, a través de un oficio dirigido a la Seremi de la Mujer y Equidad de Género, pidió información respecto a las medidas adoptadas para prevenir hechos de violencia en contra de mujeres que se encuentra en cuarentena preventiva en sus hogares.

El documento solicita específicamente conocer las medidas informativas y de difusión, adoptadas para implementar de manera efectiva los protocolos y procedimientos ante denuncias de violencia de género para mujeres que se encuentran en aislamiento social, expuestas a potenciales agresiones de parte de cónyuges, convivientes, hermanos, padres u otros miembros de grupo familiar nuclear o extendido.

Además y en caso de haber aumentado las denuncias sobre violencia de género en contexto de cuarentena y aislamiento domiciliario COVID 19, el INDH pidió conocer los porcentajes en comparación con años anteriores, así como las medidas adoptadas por los centros de la mujer, para dar cumplimiento al aislamiento social y proteger a las victimas de sus agresores, informando si existe disponibilidad de cupos en casas de acogida y refugio para mujeres que viven violencia de género.

Chile desde 1995, forma parte de los Estados que suscriben la “Convención Belém do Pará” que busca prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.” Dicha convención interamericana entiende por violencia contra la mujer “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como privado”.

La Convención de Belém do Pará, afirma que la violencia contra la mujer se entiende como una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales, arraigadas en relaciones desiguales de poder históricamente desiguales entre hombres y mujeres. Por esta razón, los Estados parte se obligan a proteger el derecho a la vida y la integridad física, psíquica y moral de las mujeres, así como la igual protección ante la ley y el amparo contra actos que violen sus derechos.