INDH ingresa nueva querella por torturas contra Carabineros por otra golpiza en Puente Alto

INDH ingresa nueva querella por torturas contra Carabineros por otra golpiza en Puente Alto

Febrero 4, 2020

Se trata de un joven que fue violentado con golpes de pies, puños y bastón de servicio por alrededor seis funcionarios de Carabineros de Chile, todos de dotación de Fuerzas Especiales, quienes lo dejaron con lesiones de gravedad, por lo que debió ser intervenido en el hospital Sótero del Río. 

A través del sistema de denuncias en línea que habilitó el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) a partir del 17 de octubre pasado, la madre de un joven de 25 años denunció que la tarde del 28 de enero su hijo fue agredido por un grupo de seis carabineros de Fuerzas Especiales en la comuna de Puente Alto, resultando con lesiones de gravedad y debiendo ser intervenido en el Hospital Sótero del Río. Motivo por el que el Instituto presentó una querella por tortura en contra de los responsables.

Hasta ese centro asistencial llegó ayer un equipo de la sede metropolitana del INDH, donde la propia víctima relató que un grupo de efectivos de Fuerzas Especiales disolvió una manifestación que se desarrollaba en las cercanías de la estación del metro Protectora de la Infancia. En ese contexto, el joven observó que un grupo de carabineros estaba agrediendo a una adolescente, razón por la cual decidió confrontar la acción de los uniformados.

Pablo Rivera, coordinador de litigios estratégicos del INDH, manifestó que la víctima, tras intentar auxiliar a la menor de edad, “fue golpeado violentamente con golpes de pies, puños y bastón de servicio por alrededor seis funcionarios de carabineros de Chile, todos de dotación de Fuerzas Especiales. Esto continuó de manera bastante agresiva y, según consta en videos que circulan en redes sociales, lo ingresan a una en la parte de atrás de una camioneta”.

“Durante el traslado a la unidad policial -la 20°Comisaría de Puente Alto-, continuó siendo brutalmente agredido con golpes e insultos durante todo el trayecto a la comisaría, en el que se le reprochaba el hecho de andar manifestándose. Hay un momento en que es objeto incluso de amenazas de abuso sexual por una carabinera que participaba en el procedimiento, quien pidió vaselina amenazándolo con introducirle la luma, lo cual claramente es un caso brutal de violencia policial. Lo amenazan de muerte, lo apuntan con la pistola y vociferan que quien le va a dar el tiro de gracia”, señaló Pablo Rivera.

La víctima quedó gravemente lesionada con fracturas costales, incluso, según el parte médico, una de las fracturas perforó su pulmón el que debió ser drenado para que la víctima lograra respirar adecuadamente.

Según la legislación chilena y el derecho internacional de los derechos humanos, se define  tortura es todo acto por el que un agente del Estado provoca intencionalmente a una persona dolores o sufimientos graves con el fin de castigarla, intimidarla u obtener información, declaración o confesión. En este nuevo caso, los requisitos para determinar esta calificación jurídica se cumplen porque los policías generaron a la víctima graves sufrimientos (lesiones de gravedad por lo que debió ser intervenido), con la finalidad de castigarla por participar en una manifestación.