INDH lamenta muerte de José Aldunate, Premio Nacional de DD.HH. 2016

By Septiembre 29, 2019Noticias INDH

INDH lamenta muerte de José Aldunate, Premio Nacional de DD.HH. 2016

Septiembre 29, 2019

El sacerdote jesuita que creó el Movimiento Contra La Tortura Sebastián Acevedo denunció las detenciones ilegales, la desaparición de personas en la dictadura militar.

El Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) lamentó profundamente el fallecimiento del Premio Nacional de DD.HH. 2016, sacerdote jesuíta José Aldunate, férreo defensor de los y las perseguidas durante la dictadura militar.

Discípulo de San Alberto Hurtado, adherente de la Teología de la Liberación y reconocido por su importante rol en la defensa de las víctimas a las violaciones cometidas durante el régimen de Augusto Pinochet, el sacerdote jesuita José “Pepe” Aldunate impulsó la creación del Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo (MCTSA). La iniciativa surgió luego de que en 1983 un trabajador, del mismo nombre, se inmolara afuera de la Catedral de Concepción exigiendo conocer el paradero de sus hijos, quienes habían sido detenidos por la Central Nacional de Informaciones (CNI).

“Lamentamos profundamente la muerte del Padre Pepe Aldunate, quien fue un ejemplo de vida y convicción. Nos deja un hermoso legado que en el INDH siempre destacaremos”, dijo el Director del INDH, Sergio Micco.

El sacerdote fue director de la Revista Mensaje y fue miembro activo de la Vicaría de la Solidaridad, fundada por el Cardenal Raúl Silva Henríquez, institución a cargo de la Iglesia Católica que prestaba ayuda a las víctimas del régimen dictatorial.  f

“Respeto al hombre y la humanidad”

El 16 de junio de 2016 en un acto lleno de emotividad y con gran asistencia de público, el sacerdote jesuita José Aldunate recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos 2016, galardón otorgado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Al recibir el Premio, el “Padre Pepe” –como le llamaban quienes lo conocían y admiran- expresó: “Esta es una página hermosa de respeto al hombre y a la humanidad. Lo que yo he podido hacer es una expresión de lo que he aprendido desde niño a través de mi contacto con Chile con mi patria. Le agradezco a mis padres, a mi congregación los Jesuitas, a la Iglesia Católica, a Chile en su conjunto, que ha podido ser para el mundo un ejemplo y un testimonio”.

A la ceremonia realizada en el Museo Nacional de Bellas Artes asistió la expresidenta de la República Michelle Bachelet y la exdirectora del INDH, Lorena Fries, además de otras autoridades.

En esa ocasión, Lorena Fries recordó que el Padre Pepe permitió constatar cómo en la práctica los derechos humanos son universales, interdependientes e indivisibles, esto es, que el ejercicio de un derecho depende del ejercicio de otros, que no hay jerarquías entre ellos.

La ex directora del INDH agregó  que el Padre Aldunate nos enseñó que el único camino posible para los defensores de derechos humanos es uno activo y por sobretodo de carácter pacífico, tal como lo reconoce la Declaración de Defensores de Derechos Humanos de la ONU.

La expresidenta Michelle Bachelet señaló en esa oportunidad que era natural y conmovedor evocar la figura digna y serena del Padre Aldunate, enfrentando la represión, el agua del guanaco, los gases lacrimógenos, para defender el derecho a la vida y la integridad de sus conciudadanos detenidos en cárceles secretas, sometidos sistemáticamente a tratos inhumanos, apremiados física y psicológicamente.

Y afirmó que “el premio crece, al sumar a su lista de galardonados a este hombre excepcional, a quienes algunos no vacilarían en llamar ‘santo’”.