INDH recibe fallo en favor de la jueza Karen Atala y lo califica como paso sustantivo para avanzar contra la discriminación

INDH recibe fallo en favor de la jueza Karen Atala y lo califica como paso sustantivo para avanzar contra la discriminación

Marzo 23, 2012
Fuente foto: Emol.com

Fuente foto: Emol.com

“Hoy recibo tranquila este fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que viene a restablecer el imperio de la justicia para mí y mi familia, revirtiendo la jurisprudencia que por años me privó de la tuición de mis hijas. Lo recibo con la certeza de que ha quedado claro que las familias son diversas en su composición e iguales en dignidad”.

Con estas palabras, expresadas con serenidad y convicción, la jueza Karen Atala reaccionó a la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que falló, de manera unánime, en contra del Estado chileno por el trato discriminatorio debido a su condición sexual que derivó en la pérdida de la custodia de sus hijas.

El dictamen del tribunal internacional consideró al Estado “responsable por la violación al derecho a la igualdad y la no discriminación” de la magistrada y de sus dos hijas. Junto a lo anterior, el fallo estableció que se violaron también otros derechos fundamentales como son el derecho a la vida privada, a la protección a la honra, la dignidad y la familia y el derecho de los niños a ser oídos, entre otros.

Para Lorena Fries, Directora del INDH, el fallo “reviste un carácter histórico pues sienta un precedente tanto a nivel nacional como internacional, ya que apunta en la dirección de proteger –explícitamente– la orientación sexual y la identidad de género de las personas”.

Además, según sostiene la Directora del Instituto, “el dictamen deja en claro que en este tipo de decisiones no puede actuarse basándose en estereotipos discriminatorios, los que deben erradicarse de la sociedad. Esperamos que este fallo se convierta en un llamado a la apertura y al reconocimiento de los derechos de las personas de diversa orientación sexual o identidad de género”.

El caso fue planteado tras un proceso judicial resuelto el 2003 y que significó el retiro de la custodia de las hijas de la jueza. La demanda había sido interpuesta por el padre de las niñas, Jaime López, quien argumentó que la orientación sexual de Atala -quien se define como lesbiana- y la convivencia que mantenía con otra mujer, podrían afectar el desarrollo de las menores.