Intervención director Sergio Micco en Comisión de DDHH del Senado por situación en La Araucanía

Intervención director Sergio Micco en Comisión de DDHH del Senado por situación en La Araucanía

Agosto 5, 2020

El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Sergio Micco, participó esta mañana en la Comisión de Derechos Humanos del Senado, que tuvo el objeto de analizar el conflicto en la región de La Araucanía.

Transcripción de la intervención del director INDH, Sergio Micco.

Como acá se ha señalado, la huelga de hambre es expresión de un problema más profundo y que si no atacamos, no solucionaremos. De hecho, las huelgas de hambre se están reproduciendo cada cierto tiempo. Por lo tanto, nuestra primera afirmación es reiterar que ya el año 2010, en su fundación, el Instituto dijo que el Estado debe hacerse cargo del legado de despojos y privaciones que han sufrido dichos pueblos. No solo con relación a sus tierras, territorios y recursos naturales, sino también en términos del avasallamiento de la identidad político/cultural como consecuencia de la discriminación y la negación histórica de derechos de que han sido objeto dichos pueblos.

Lo segundo, desde una perspectiva general, es lo que acá se ha señalado, son las expresiones de racismo. Podremos discutir mucho, los hechos se están desarrollando, cuál es la causa… cuál es el papel que cumple, que tan importante es el papel que cumple el racismo en los eventos que se han desarrollado en los últimos días, pero lo que no podemos discutir es que estamos frente a una sociedad que no ha logrado superar el racismo como una de las peores formas de discriminación.

Nosotros como Instituto el 2017 hicimos un estudio a la población chilena y les quiero decir que cuando se les pregunta, si los miembros de los pueblos originaron son personas trabajadoras el 63,1% dice que no. Si son personas educadas, el 73% dice que no son educadas. Si son solidarias, el 69% dice que no son solidarias. Que son violentas, en un 81%. Que son extrañas, en un 65%, o que son desagradables, 67%. Por lo tanto, acá, como lo ha señalado el representante de la ACNUD, estamos frente a un tema mayor, que está muy presente en lo que es la enorme conflictualidad, y quiero recordar que no es solo en La Araucanía, también en Arauco.

Y tercera afirmación, es que este debate lo estamos haciendo en un marco político en democracia. El Instituto quiere reiterar, que el año 89 se hizo un pacto Nueva Imperial, donde se acordó el reconocimiento constitucional. Luego hicimos la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato (2003), El Pacto Social Re-Conocer por la Multiculturalidad (2008), La Comisión Asesora Presidencial de La Araucanía (2016) y el Acuerdo Nacional por el Desarrollo y la Paz en La Araucanía (2018). Fueron pasos importantes para acercar posiciones y criterios, pero al no haberse llevado a la práctica, en una buena medida, han causado desazón, frustración y rabia.

Y cuarto, estamos viendo la situación que se está viviendo hoy en Arauco y La Araucanía, y estamos extraordinariamente impactados por los videos que estamos viendo. Estos han sido centrales, las grabaciones, para saber la verdad. Pero atención, los videos no muestran el contexto, los videos muestran distintas realidades. Los videos hay algunos que son derechamente falsos. Quiero señor Senador, prevenir, que ya hay muchos videos que están estableciendo rostros de personas y llamando a funas. Ahí hay personas que se deben proteger. Porque uno de los problemas que tuvimos en la municipalidad, fue la incompleta incapacidad del Estado de prevenir… y lo que terminó ocurriendo es que los antecedentes estaban hacía días, a vista y paciencia de todo el mundo en las redes sociales. Por eso el Instituto, se informa a través de los videos, pero el Instituto insiste que sus afirmaciones las hace a partir de lo que ve y oye.
Nosotros queremos informarles, creemos que es de la mayor importancia que al 27 de enero del 2020, el Instituto había observado 28 manifestaciones, había estado en 19 hospitales y 45 veces en recintos policiales, donde nos pusimos en contacto con 539 personas detenidas, de las cuales nosotros llegamos a la conclusión de que, de ellas 197 habían sufrido actos, abusos que se podían considerar como violaciones a los derechos humanos, lo que significó la presentación de 142 querellas. Estas personas, entre ellas están niños, niñas y adolescentes afectados, la Defensora de la Niñez lo va a señalar, son 23.

Ahora quiero señalar que dentro de esas 142 querellas hay 112 que dicen relación con heridos por perdigones, dentro de los cuales hay 8 con lesiones en el ojo, de las cuales 4 con estallido ocular y 3 con pérdida de visión. Y tenemos 12 personas que sufrieron golpe de lacrimógena, una de las cuales le significó un estallido ocular. Todo esto básicamente estaba ocurriendo en Temuco, de las 197 víctimas 170 son de Temuco, esto, como es público y notorio se ha ido extendiendo.

Ahora acá hay un dato que me va a permitir entrar en la quinta cuestión que quiero señalarles, que de estas víctimas el 20% son mapuches, pero hay un 80% que se declara no mapuche, entonces hay víctimas del drama que se está viviendo en Arauco y La Araucanía que son distintas. Y ahí, como director nacional he estado ahí 4 días. Hablamos con Celestino Córdova en dos oportunidades, más de 10 nuestro jefe regional. Hemos estado en la huelga de hambre de Angol, hemos hablado con sus voceros, hemos estado con la familia Catrillanca, hemos ido numerosas veces a hablar con el ministro de Justicia, con el Intendente regional, con los alcaldes. Pero también, quiero señalar, con la Asociación de víctimas de la violencia rural, con el APRA hemos estado en Pidima, hemos estado en campo centenario, por lo tanto, hemos querido formarnos una impresión del contexto en el que está ocurriendo. Y es por eso que, lo ha citado el subsecretario de justicia, en unanimidad el Instituto sacó una declaración el día lunes, donde el primer punto es que nosotros consideramos que es clave que el diálogo se debe dar y el respeto por los DDHH supone el respeto del Estado de Derecho, que nosotros vemos claramente en cuestión en Arauco y La Araucanía.
Por eso hemos manifestado nuestra profunda preocupación por las distintas situaciones de violencia que se han registrado últimamente en la zona, incluido el pasado fin de semana. Un motivo de especial y gran preocupación, son las tomas de municipios en las regiones, que además afectan el acceso a servicios esenciales para el goce efectivo de derechos de las personas. Es muy grave, el que grupos de civiles decidan ejecutar acciones de desalojo de dichas tomas, que solo competen a las autoridades competentes y que estas no actúen oportunamente. Por lo mismo, hemos hecho un llamado a que se investiguen este tipo de situaciones y se identifiquen a las personas responsables.
En la línea de lo que ha señalado la ACNUD, hemos alertado sobre situaciones cada vez más recurrentes que promueven el enfrentamiento y el odio racial. Todos los actores sociales y en particular las autoridades, deben condenar enérgicamente dichas situaciones, pues no son aceptables en una sociedad que debe construirse sobre la base de la convivencia intercultural. Debemos eliminar toda incitación a la discriminación racial o actos de tal discriminación. Y hemos terminado haciendo un llamado al diálogo.

Ahora, hemos hablado con el ministro del Interior, con el ministro de Justicia, con la ministra de Desarrollo Social, con el ministro Secretario General de Gobierno. Nuestro primer llamado, es que el gobierno busque la forma de que haya un actor central que lleve la voz y que tenga capacidad de decisión. El subsecretario, el propio ministro, nos han dicho una y mil veces, que ellos están participando en un diálogo donde sus facultades y ámbitos de competencia son muy estrechas. El ministro del Interior, tiene nada menos que la voz en el orden público, ahora sería una tragedia que esto se transforme en un problema de orden público. Pero es obvio que hay una dimensión de Estado de Derecho, con respeto a los derechos humanos, donde el Ministerio del Interior tiene un rol muy importante que jugar. Pero también, el Ministerio de Justicia, que ha hecho grandes avances en condiciones carcelarias, en las leyes que se han señalado acá y nosotros las valoramos muchísimo. Pero insistimos, el ámbito de competencia del Ministerio de Justicia es extraordinariamente débil en esta materia.

Me parece relevante, a propósito de promesas incumplidas, que, en la anterior huelga de Celestino Córdova, se acordó hacer una reforma al reglamento, nosotros lo conversamos en agosto del año pasado con el ministro de Justicia, y bueno, por distintas razones eso no se hizo y eso tiene consecuencias.
Le decía al Ministerio de Justicia, Interior, Secretaría General de la Presidencia, que aquí hay que realizar reformas constitucionales. El Ministerio Segegob, que hable de Estado, que condene violaciones a los derechos humanos y que no se enzarce en debates que en nada ayudan al diálogo. Terrorismo, presos políticos y también palabras como colono, latifundista… nuestra experiencia es que no ayudan en nada a este diálogo.

El Presidente de la República también tienen que evaluar la pertinencia del Ministerio de Salud pública, prevengamos que esto puede terminar en una situación límite donde las Cortes de Apelaciones ya se han pronunciado acerca de la alimentación forzada. Ahí también hay parte de un diálogo y de un acuerdo.
El Presidente de la República, a través del artículo 33 de la Constitución, puede lograr una coordinación de una autoridad. Dentro de este diálogo, tienen que participar los actores ejecutivos locales, ellos han reclamado muy duramente que fueron olvidados y tienen un rol muy importante.
Ahora en tercer lugar, aquí se ha señalado, la cuestión de las vocerías de los pueblos originarios. Es obvio que son los pueblos originarios y la sociedad organizada, los que tienen que decidir quiénes son sus representantes. Eso no le corresponde al Estado. Ahora, eso supone un desafío muy grande a los pueblos originarios y a la sociedad civil organizada, por que acá tenemos un problema claramente de quiénes son sus representantes.

Señor Presidente de la Comisión, nosotros le pedimos al Congreso que participe más activamente. Ustedes son la Asamblea permanente, pluralista, deliberativa, que representa a todo el pueblo de Chile y es indispensable que juegue un rol más importante, y en particular, las Comisiones de DDHH de la Cámara y el Senado. Ahora también, este diálogo tiene que ser lo más intenso posible, en profundidad. Integrar todas las dimensiones, e inclusivo, donde estén todos los actores.

Acá se ha señalado, y estamos de acuerdo, el Instituto ha discutido la posibilidad y necesidad de que expertos internacionales en procesos de paz participen en ellos. Ahora el diálogo debe tratar sobre las huelgas de hambre, lo cual significa aquí y ahora, pero también, nosotros lo que hemos propuesto como instituto, que diga relación con algunas medidas que ya estaban aprobadas en los acuerdos que he señalado y que se podían aplicar en lo inmediato.

Voy terminando con la responsabilidad que tiene el Instituto en estas materias. Nosotros vamos continuar recorriendo los recintos penitenciarios, los hospitales y manifestaciones. Vamos a recoger las denuncias y vamos a presentar las acciones judiciales que correspondan, cuando creamos que se han producido violaciones a los ddhh, que les corresponde a los tribunales de justicia, sancionar.

Pero también vamos a actualizar nuestro informe de percepción de víctimas de la violencia rural, porque acá también el Estado, por omisión, ha participado en la afectación gravísima de derechos humanos y eso también es causa de lo que hoy día estamos viviendo en Arauco y La Araucanía. Vamos a estar, a través de la oficina regional, personalmente la dirección nacional estará los próximos días en La Araucanía y en Arauco, el consejo nacional va a sesionar en La Araucanía los próximos días, porque bueno, el Instituto cumple su mandato promoviendo y protegiendo los derechos humanos en terreno, y obviamente si nuestros oficios son pedidos por todos los actores, estamos disponibles para promover el diálogo para que haya paz en Arauco y La Araucanía.