PREVENCIÓN Y SANCIÓN DE LA TORTURA

By Junio 29, 2011Noticias INDH

PREVENCIÓN Y SANCIÓN DE LA TORTURA

Junio 29, 2011

Opinión de Lorena Fríes*

Cada 26 de junio se conmemora el Día Internacional contra la Tortura,  para recordar  el aniversario de la firma, -1987- del Convenio de Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, y honrar a las víctimas de este flagelo que a pesar de su prohibición absoluta, continúa azolando vastos sectores de la humanidad.

En Chile la tortura representó una de las violaciones a los derechos humanos más extendidas, 28.459 personas fueron calificadas por la Comisión Valech, entre las que se encuentran 3.621 mujeres y 1.244 menores de 18 años, lográndose identificar  1.132 centros en los que se infligió tormento a detenidos/as. El número de víctimas se verá aumentado una vez concluya su mandato la actual  Comisión,  la que ha logrado reunir el testimonio de 30 mil nuevas personas que denuncian haber sido víctimas de atropellos a su indemnidad física y psíquica. No cabe duda que el acceso a la verdad constituye una garantía para la no repetición y el fortalecimiento del Estado de Derecho, el que necesariamente  debe ir acompañado de medidas de rehabilitación, reparación y de acceso a la justicia.

El país ha superado la época en que de manera sistemática se atentaba en contra la integridad física y psíquica de las personas, no obstante persisten prácticas y déficits institucionales que se deben encarar a fin de asegurar la prohibición en todo  tiempo y lugar de este abyecto crimen.

La situación carcelaria, en este sentido hoy por hoy representa uno de los espacios de mayores transgresiones a la integridad de las personas y la forma más extendida de trato cruel e inhumano en nuestro país. Al grave problema de hacinamiento, se agregan los horarios de encierro y desencierro de los internos, las deficientes condiciones sanitarias, la aplicación de castigos de internación en celdas solitarias, y las condiciones materiales en que se cumple esta sanción.

La violencia policial también es un fenómeno que debe llamarnos a la preocupación. De acuerdo a datos proporcionados por Carabineros al INDH, entre el año 2006 y febrero de 2010, se han iniciado ante las Fiscalías Militares 2.634 causas por el delito de violencias innecesarias, lo que representa casi dos denuncias diarias que hablan de vejaciones y abusos de poder por parte de agentes encargados precisamente de hacer cumplir la ley. La tortura no sólo se sanciona si no que se previene. Para ello, tanto la autoridad política como las fuerzas de orden y seguridad deben velar por restringir a su máxima expresión la violencia de que pueden ser objeto los ciudadanos/as asegurando, a través de protocolos y procedimientos, que ésta cuando se produce sea selectiva y proporcional, en particular frente a expresiones legítimas de la ciudadanía.

Honrar a las víctimas supone no sólo recordar y reivindicar el nombre de aquellos que sobrevivieron al horror de una política de Estado, nos exige enfrentar aquellas situaciones que violentan la dignidad de las personas en el Chile de hoy. En esta perspectiva el INDH ha formulado un llamado a reforzar la formación de los agentes del Estado en materia de Derechos humanos, a establecer finalmente un mecanismo de vigilancia de los centros de privación de libertad, autónomo, independiente con recursos financieros y  humanos suficientes como lo demanda el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, del cual Chile es parte y que todavía no implementa. Nos demanda revisar la legislación interna a fin de adecuarla plenamente a los compromisos internacionales que hemos voluntariamente asumidos como país.

*Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos.